Dos horas de lucidez, Noam Chomsky

Este libro es uno de esos que a todos nos viene bien leer de vez en cuando para aclarar las ideas y desentumecer la mente, embotada por tanta basura entre la que vivimos, no sólo sin protestar, sino saboreándola con satisfacción”, escribió Sara Castro.

“Este libro recoge, agrupadas en capítulos según su temática, distintas reflexiones de Noam Chomsky en respuesta a diversas preguntas que se le plantean. Una estructura que siguen la mayoría de los libros del que se considera ‘el último pensador rebelde’ y que facilitan su lectura”.

“En “Dos horas de lucidez” Chomsky nos invita a reflexionar, entre otras cosas, sobre el poder de las multinacionales, en cuyas manos los gobiernos democráticos son meros títeres dispuestos a pisotear los derechos del pueblo al que pretenden representar. O sobre el papel de los medios de comunicación a la hora de crear opiniones y dormir conciencias.”

Es un libro al que recurro con cierta frecuencia. Me ha dado mucho a la hora de elaborar algunos de mis escritos. Está todo marcado, claro, porque es uno de esos libros que uno se resiste a prestar.