Pueblero de allá ité

 

El pasado miércoles 27 de febrero de 2019 y ante un imponente marco de público que se congregó frente a la que fue su casa, la Vicegobernación de Corrientes realizó el primer homenaje del programa de Reconocimiento de Casas y Sitios Históricos. Merecida distinción para Gonzalo del Corazón de Jesús Roch.

El vicegobernador Gustavo Canteros y miembros de la Junta de Historia de Corrientes fueron entonces hasta la calle España 654, sitio donde vivió hasta su muerte el gran “Pocho”.

“Pocho” Roch fue y es una figura clave para comprender la identidad correntina del siglo XX, porque representa las tensiones entre lo antiguo y lo tradicional y abrió las puertas a las posibilidades de cambio, siendo fiel a nuestras raíces.

Para recordarlo, siempre, viene bien escuchar una de sus mejores y más populares creaciones: “Pueblero de allá ité”.

Esta versión, interpretada por él mismo, se grabó y editó el 26 de septiembre de 2017. Fue en el programa “En el patio”, ciclo que condujo la periodista Constanza Pérez Ruiz.

Ladrillero de mi pago

Murió nomás el sabió itateño.

Hablé muchas veces con el querido Pocho Roch. La última fue para consultarlo sobre un asunto para una crónica: http://bit.ly/2y7fSu6
Hablamos largo, despacio. Aquí un fragmento. 👇

***
-Que Dios te bendiga -me dijo el cura.
-Y a Boquita, que juega a las 7 -vociferó como un hincha.
Y me puso a reír.
Días más tarde volvería a escuchar la frase. Hablaba con Pocho Roch sobre Itatí, cómo no. Sobre historia y religión. Sobre la droga.
-Esto pasa en todo el país -dijo con su voz en queja.
-La mía es una opinión muy dolorosa. Somos un centro religioso de importancia nacional y continental y nos enlodan. Y nosotros no tenemos la culpa.
El viejo Roch habla de la culpa pública. Del mirar sin ver. Del estar sin hacer. De la impericia o la complicidad. Habla de Itatí y del 90 por ciento de la gente que es gente de bien.
Su sabiduría es inmensa y él la comparte generoso.
-Gracias Pocho -le digo.
-Que Dios te bendiga -me dijo con su voz jesuita. Y me puso a llorar.
***

Siempre creí que esa crónica, Misa de domingo en Itatí, podría musicalizarse con este tema.

Gracias Pocho, de nuevo. Y hasta siempre.