Valdés brindó un mensaje desarrollista, se desmarcó de Macri y desdobló las elecciones

Con sutileza, Gustavo Valdés no sólo abrió anoche el año legislativo. Volvió a hacer un diagnóstico amplio y crudo de la realidad provincial -antes silenciada-, y trazó la línea directriz de su gobierno que, sobre la base de tales planteos, proyecta similitudes con los objetivos que marcó y concretó el desarrollismo en Corrientes.
Pero no sólo eso. Además de inaugurar anoche el período ordinario de sesiones de la Legislatura con un discurso desusado, estructurado sobre obras, objetivos y conceptos, desmenuzando el estado de la cosa pública y centrándose en lo local, Valdés apenas hizo referencia a la Nación. Apenas una mención a Macri.
Nada casual: el Gobernador goza de buena salud y no quiere contagiarse de nada, razón por la cual después del discurso, ya en Casa de Gobierno, firmó el decreto para llamar a elecciones provinciales el 2 de junio. Desdoblar para evitar que la bronca por la inflación, los tarifazos y la pérdida de trabajo o de poder adquisitivo arrase con la fase electoral provincial.
Nación, Provincia y municipios, pero lejos de las urnas.

 

***

De nuevo ayer Valdés habló de objetivos que están por encima del pago de salarios, pese a que lo mencionó como un cimiento de su gestión, y además adelantó que en breve anunciará un aumento para los estatales. Dijo que Corrientes invierte cada año 30 mil millones de pesos en el sueldo de sus agentes. Hubo alaridos de alegría. Pero fijó su mensaje en esto otro: en el desarrollo, la modernización y la inclusión.
—Corrientes se destaca por ser una de las pocas provincias que incrementó la obra pública durante el periodo 2015-2018, junto con Córdoba, Santa Cruz, Santa Fe, Caba y Buenos Aires, con lo cual somos los únicos del NEA —dijo Valdés y recibió aplausos. En el recinto y afuera, donde un nutrido grupo de militantes fue a acompañarlo.
Después volvió a un latiguillo ya usado. Otro detalle para diferenciarse:
—Modernizar no es solamente comprar computadoras —dijo, y habló entonces de desarrollo, modernización e inclusión con trabajo, educación, salud. Con mejores condiciones materiales, contextuales, que es lo que falta y que, al faltar, empeora los parámetros de la pobreza, que sigue siendo estructural.

***

En eso gastó los 90 minutos exactos que le demandó su discurso. Fueron una hora y media de datos. De diagnóstico. De acción, en el marco del cual enumeró las gestiones realizadas. De objetivos y proyectos. Y de conceptos.
Valdés dejó dicho ante los legisladores, más allá del posicionamiento político de cada uno y de las críticas que se le pueden hacer, que está para más que sólo concentrar y conservar poder. Tiene el mandato ético de mejorarle la vida a su pueblo, dijo.
—¿Cumplirá?
Es pronto para saberlo. Pero ya está pensando en otra cosa. Ya se ven algunos cambios formales en su posicionamiento político. Ricardo Colombi fue la composición nominal más repetida en los discursos del año pasado. Ayer no se lo nombró. Bastó apenas la cortesía del agradecimiento a la presencia de varios ex gobernadores.
—¿Otras diferencias?
—Nosotros no renegamos de la asistencia social —dijo Valdés. ¿Cómo podríamos renegar si hay tanta gente que necesita ayuda para vivir? No es la solución -reconoció-. La solución es el trabajo. Y el trabajo digno.
—¿Qué más?
—Valdés fue enfático al solicitar a los legisladores la aprobación de las leyes de voto joven y de paridad de género en las listas legislativas a nivel provincial. Las llaves para esas normas las tiene el oficialismo. La oposición ya se manifestó a favor.
Sobre los jóvenes, además, pidió incluirlos para que puedan elegir a sus representantes:
—¿Cuál es la lógica por la cual un joven a partir de los 16 años puede elegir al presidente de la Nación, a los diputados y senadores nacionales, y no puede votar al intendente o al concejal de su pueblo con el que seguramente tiene una relación de cercanía mucho mayor? Es una cuestión de coherencia —dijo. Tal vez antes no la hubo.

Hay más:
Reconoció los déficits de energía, gas natural, rutas, autopistas, puentes, parques industriales, puertos, aeropuertos, caminos rurales, comunicaciones.
Habló de inclusión para derrotar a la pobreza. De alimentar a los chicos. A los más vulnerables, y de paso, educarlos. Dignificarlos, no sostenerlos así hoy para manejarlos mañana.
Condenó las drogas y bregó por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres.
—Las mujeres son más de la mitad de la población, sin embargo están subrepresentadas en la política, en el mundo del trabajo, ganan menos por igual tarea y acceden menos a los lugares de conducción. Es hora de cambiar.
Hubo aplausos, pero también miradas cruzadas y mohines de desconcierto. Ahora habrá que demostrarlo en los hechos. Tal vez podría empezar por el Gabinete.
Pero después dio otro paso importante. Habló de la comunidad Lgbtq: de sus condiciones de vida, de las políticas sanitarias. Falta. Falta tal vez una contención mayor o mejor del Estado, que de darse sería revolucionario para Corrientes. Igual, ya lo es que un gobernador incluya el tema y lo lleve nada menos que ante la asamblea legislativa.
Atacó la violencia de género, dijo que contribuirá a cambiar esa lógica. Habló de paz social y saludó a la mayoría de los “gremios razonables” que permitirán, por caso, que Corrientes empiece las clases sin problemas. Y a los maestros y profesores les envió un saludo: la idea de instrumentar los concursos docentes y directivos en todos los niveles.
—¿Más?
—Dijo que bajó la mortalidad infantil, aquella que en épocas de Colombi tenía a Corrientes en la cima de las peores. También que bajó el embarazo adolescente. Que falta, pero que está a la baja.
—¿Para la tribuna?
—La caja previsional (IPS) seguirá siendo de los correntinos —dijo. Aplausos.
Por otra parte, destacó como “un paso trascendente” el reclamo por las regalías de la represa hidroeléctrica Yacyretá, punto por el que la Provincia obtuvo $800 millones.
—Todavía no nos pagan lo que reclamamos, lo seguiremos haciendo al Gobierno nacional, no importa el signo político: que nos paguen a los correntinos lo que nos corresponde, gobierne quien gobierne —dijo. Aplausos.
Dijo además que “vamos a recuperar el frigorífico Tomás Arias”. Que hay déficit de viviendas, pero también planes para reducirlo. Anunció la creación de un “fondo fiduciario específico para la vivienda”, además de los proyectos de casas de madera. Habló de los nuevos puertos, varios, pero sobre todo del puerto de El Sombrero, que será, según dijo, el mejor de la región.
Dijo que aun en la crisis la provincia mantuvo los niveles laborales el año pasado. Aun en la crisis nacional, claro. Aunque reconoció el apoyo del macrismo para proyectos como el del brazo Añá Cuá en Yacyretá.
No obstante, sostuvo que a los valores sociales y culturales, Corrientes debe sumar su proyecto industrial. Corrientes es industrial, remarcó. La forestación es la clave del futuro. Ya hay bosques, ahora sólo falta el resto. El Gobierno pondrá su parte, pero también pidió por los empresarios privados.
—Todos tenemos que poner el hombro, y todos tenemos derecho a recibir los beneficios —dijo para terminar.
El discurso fue suculento, largo, por momentos lento, incluso repetitivo. Pero los legisladores escucharon en silencio. Los únicos ruidos venían desde afuera. Grandes y chicos. Jóvenes en su mayoría. Militantes de la juventud radical y de otras agrupaciones fueron a vivar a su líder, y eso es lo que hicieron. Incluso los de “La Teko”: una marea humana, militante, política. Como La Cámpora, pero vestidos de verde.

Colombi: “Nuestra provincia fue castigada por su posicionamiento político”

Un funcionario del gobierno correntino dio tal vez la definición gráfica más contundente, fuera de los oropeles discursivos, de la reprimenda institucional que Ricardo Colombi descargó ayer contra Cristina Fernández y su gobierno. Semejante reconvención no se la dedicó nunca antes un gobernador y menos ante una Asamblea Legislativa, pero es verdad también que nunca antes el kirchnerismo estuvo tan cerca de los cuarteles de invierno como ahora.
“Hoy hasta el heladero le pega a Cristina”, dijo en clave de sorna, el mencionado funcionario, otrora concejal, reconociendo agriamente que nunca se le animaron a tanto a la señora, mucho menos cuando el Gobierno de la Provincia, en sus distintas versiones, a lo largo de la última década, estuvo más cerca que lejos, cuando no transitaba los períodos de sociedad plena con el kirchnerismo.
En ese contexto, pero sin dejar de lado el período electoral que se avecina, debe leerse el mensaje de Colombi que causó ardor a más de uno en la mañana de ayer.
Lo que sigue es un resumen de las frases más picantes del extenso discurso del primer mandatario:

Estamos transitando una etapa política altamente sensible, en la que se requiere de mucha sensatez, y para ello no hay que dejarse llevar por pasiones, ni enfervorizarse livianamente.

El momento es especialmente delicado. El país convive con la sensación de haber perdido una oportunidad.

Estas circunstancias son graves, y no se superarán por un resultado electoral, cualquiera sea el mismo.

El Gobierno Provincial tiene errores y aciertos, pero su norte es la calidad de vida de los correntinos, y no la confrontación con sector alguno de la vida política y social.

La sensación institucional a nivel nacional es preocupante y nos duele. No porque veamos un escenario conspirativo. Nos preocupa el clima enrarecido, la vuelta de la violencia a la vida pública. Nos parece delicado, que problemas de esta naturaleza no nos encuentren a los Argentinos juntos, buscando soluciones.

Compartimos la crisis energética con el país, pero eso no nos saca el peso de la responsabilidad, simplemente lo señalamos porque en la base de esta compleja situación se encuentra una política tarifaria nacional que ha agravado el funcionamiento de las empresas del sector.

La política energética actual tiene la misma matriz que en la década de los años 90’. Desde aquel momento hasta hoy, con una continuidad aterradora, se ha seguido la política de transferir problemas a las provincias.

Nosotros creemos que el país tiene deudas históricas, que para saldarse, necesitan de la cooperación de todos, gobernantes y ciudadanos.
El Gobierno Nacional ha elegido otro camino. Tiene siempre un responsable a mano al que señalar, y se ha centrado mucho más en dichos señalamientos, que en superar los obstáculos, con el concurso de los argentinos de bien.

Ignorar el pasado es un error, vivir en el pasado también lo es.

Las crisis se engendran en silencio, cada vez que la cerrazón política le gana al espíritu de construcción.

Hoy, percibimos un clima de exagerada hostilidad y ausencia de apertura.

La persistente tendencia a no dialogar con la oposición, el manejo de la mayoría parlamentaria como instrumento de imposición, y otros desvíos de esa naturaleza, han empobrecido la vida política.

El Gobierno Nacional ha confundido vocación transformadora con obstinación, y ha hecho un uso indebido del poder, que una mayoría electoral le ha conferido.

Construir poder no significa ir en contra de esa conquista; ni tampoco usar la movilización popular como una forma de asedio a las instituciones.

Faltan pocos meses para las elecciones presidenciales, tenemos la esperanza de que se abra un tiempo de cooperación y diálogo, para que cerremos la grieta y nos pongamos a trabajar juntos, como nos reclama la ciudadanía.

La Nación toda sabe que se están consolidando elementos de una transición traumática que deberíamos evitar.

La deuda pública nacional está sin acuerdo, y por lo tanto con dificultades para ir al mercado de capitales, las tarifas atrasadas, la inflación sin tratamiento adecuado, las economías regionales en crisis. Todo esto no puede esperar al próximo gobierno.

Debemos recordar, que así como la crisis del 2001 no perdonó a ninguno de los responsables, una nueva crisis engendrada desde ahora, no eximirá de responsabilidades a quienes no hayan hecho lo suficiente por evitarla.

Dejemos de hablar de un golpe que no existe, se trata de una circunstancia superada, sencillamente porque el pueblo argentino está del lado de la democracia, de las instituciones y de la paz.

El Gobierno Nacional no debería dejar pasar la oportunidad de poner estos grandes problemas en una mesa, mostrando sensibilidad y grandeza; y la oposición debería sacarlos del debate electoral.

Esta provincia fue castigada por su posicionamiento político, recibiendo ostensiblemente menores inversiones federales que sus vecinas. Lo que planteamos no lo hacemos en una actitud de víctima, decimos que la democracia argentina no se merece esa degradación.

Necesitamos que la inversión pública federal siga criterios racionales, porque el país lo precisa; porque es necesario recuperar la confianza de los ciudadanos en el Estado, porque a la larga no le hace bien ni al que da, que queda cuestionado, ni al que recibe que debe pleitesía.

Nosotros optamos por un camino digno: apoyar lo que creemos conveniente y plantear nuestras disidencias con respeto institucional.

Lamentablemente, debemos señalar que la lógica amigo/enemigo ha envuelto la política. Debemos apostar por salir definitivamente de ese enredo. Quienes han optado por otro camino no son nuestros enemigos, muchas de sus causas son justas. Nosotros, tampoco nos consideramos enemigos de nadie, por hacer los señalamientos que creemos justos.

Ni las diferencias deben enfrentarnos definitivamente, ni las coincidencias llevarnos a una complicidad inmadura. La Nación eligió una senda excluyente, y nos perdimos la oportunidad de colaborar.

En la provincia hemos tratado por todos los medios de evitar esas circunstancias, y a la vista está demostrado cómo el Gobierno Provincial se despliega en todo el territorio sin consideraciones políticas, con las obras y gestiones que se necesitan.

Es sencillo, sólo hace falta la voluntad política de reconocer liderazgos plurales, y entender tanto el consenso como el disenso.

Nos inspira el futuro y hacia él vamos, sin temores, sin aflojar y sin mentiras ni engaños.

Para un radical no hay nada mejor que un peronista

Puede que el de ayer haya sido uno de los mejores discursos que le fuera escuchado a Ricardo Colombi en los tantos años que lleva regenteando el poder político local. Sin dudas fue el mejor de los 7 anteriores que pronunció ante la Legislatura, entre su primer mandato y este.
Varias razones sustentan lo antes dicho. Parte de la estética y termina en el fondo.
Es bueno porque básicamente fue claro, contundente. Mechó datos y estadísticas (cuya verificación es todavía una tarea por hacer) y habló de política: conceptualizó las bondades de su gestión y las falencias, ligándolas a trabas opositoras; trazó lineamientos futuros y, de paso, en clave electoral, criticó fuertemente al Gobierno de la Nación y poco más que retó a sus referentes locales.
Sutilmente desde la palabra, pero sin filtros en cuando al tono y al modo, tácitamente largó la campaña con él al frente. Descalificó la gratuidad facilista de ciertos beneficios, como el boleto estudiantil, por ejemplo, y le recordó al PJ, que hoy lo ve como un leproso, todas las veces que fueron socios. Hasta parafraseó al General, apoyado en “Las Veinte Verdades”, para decir que comparte con Perón algunos lineamientos fundantes del justicialismo.
Todo esto ocurrió ayer en la Legislatura. Por el momento, hasta que las urnas hablen, fue la última vez que Ricardo Colombi tuvo la obligación de abrir el año legislativo. Tal vez por eso no se anduvo con ahorros. Si hasta la puesta del discurso vino con cotillón extra: una pantalla gigante para acentuar las frases que leía el mandatario, y una envidiable presentación en el formato impreso del mensaje. Toda una innovación.
Aquí una síntesis de los puntos salientes del discurso.

Un expresidente argentino decía dos cosas que hoy siguen vigentes: “A la Argentina la arreglamos entre todos o no la arregla nadie” y “Para un argentino no hay nada mejor que otro argentino”. Yo comparto esas ideas y sería muy bueno que todos las hiciéramos nuestras, para que nadie en el país vea en un adversario un enemigo y en un opositor un traidor a la patria.

La Provincia ha avanzado de un modo decidido y verificable. No vamos a valernos de las cuestionadas cifras del Indec para darle sustento, ni de relatos infundados, sino de cuestiones palpables que todos los correntinos conocemos.

El futuro es para nosotros algo que se construye hoy. Sin confianza en la palabra no hay futuro.

Ninguna operación de marketing puede transformar en verdadero lo que no lo es.

En el origen de la mayoría de las crisis provinciales y nacionales, hay una crisis fiscal que deja sin herramientas a la política para incidir en la economía, para enfrentar conflictos sociales.

Nunca como en este momento la centralización de recursos fue tan extrema. Nosotros no queremos hacer de esa situación un reclamo, sino convocar a una reflexión.

¿Cómo es posible que un Gobierno que dice defender la acción estatal y el país federal, esté en conflicto con muchas provincias por un esquema de distribución de recursos que no reconoce el federalismo?

En Corrientes ningún gobierno municipal, ni ningún intendente, son discriminados por no estar alineados con el oficialismo.

Sabemos que los ciclos económicos no son infinitos y sobre todo no nos llenamos la boca hablando de prudencia: la ejercemos; tampoco usamos el Estado como herramienta de construcción de nuestra base electoral: los ciudadanos nos eligen por nuestras políticas y entre ellas una de las más relevantes es cuidar y fortalecer el Estado: ¡pero de verdad!

Esos créditos a los que no accedimos, implican menos calidad de vida para las familias, mayores costos para nuestros productores, imposibilidad de crear empleo, servicios más caros, menor atractivo para inversiones.

Si no queremos más cortes de luz, tenemos que invertir en la red y para invertir hacen falta recursos. Es tan sencillo que todos podemos entenderlo, por eso necesitamos acceder al crédito, a un crédito razonable, destinado a obras fundamentales.

Nuestra provincia, que en algún momento fue señalada como “inviable”, es hoy y lo va a seguir siendo, una referencia decidida en materia de calidad de manejo de los recursos; no sólo por su solidez sino porque la misma ha sido conseguida sin asfixiar al sector privado.

No creemos que la solidez del Estado deba ser el resultado de perseguir a productores, empresarios o comerciantes; sino que debe ser fruto de la buena gestión y de reglas claras bien aplicadas.

Si estas ideas sencillas, pero a la vez potentes, se entendieran a nivel nacional, creemos que el país marcharía mucho mejor.

El futuro queda lesionado cuando se usan las herramientas estatales de un modo inadecuado, cuando por emitir en forma desmedida se instala la inflación, cuando para financiar al sector público hay que generarle imposición a los trabajadores, cuando el Estado actúa discrecionalmente apoyando a provincias y municipios sólo en función de su alineamiento político.

El país ha perdido competitividad en los últimos años de la mano de la negación de la inflación, de la banalización de los problemas, de la falta de un diálogo sectorial fructífero y de una carga impositiva imposible de sostener para muchos sectores económicos.

La relación de los territorios con el Gobierno provincial va rumbo a vínculos de creciente cooperación y ha abandonado esa perspectiva mendicante y descalificadora que se ve en otras Provincias, donde los gobiernos municipales están a expensas del Gobierno provincial.

Nosotros vemos en este proceso un activo intangible de trascendencia para la Provincia de Corrientes, porque donde hay subordinación política no puede haber creatividad ni innovación y por supuesto no puede haber futuro.

No hacemos política para regodearnos en el poder; por eso desde siempre hemos concebido nuestra acción con el objetivo de resolver la deuda social que la Provincia tiene.

Cuando las políticas sociales en lugar de promover la emancipación, se constituyen en un modo permanente de sobrevida, terminan siendo impropias de una democracia.

Corrientes es una de las provincias que ha liderado en los últimos años los porcentajes de crecimiento económico, pero siendo muy significativo no es lo más importante.

A diferencia de otras provincias que han basado su crecimiento en ocasionales transferencias nacionales, Corrientes está en condiciones de seguir sosteniendo sus programas y a partir de dicha certidumbre es que se apalancan procesos de largo aliento, en un contexto inédito.

Estamos convencidos, no sólo de que el desarrollo y la sustentabilidad no son incompatibles, sino que desarrollarnos nos permitirá defender mejor nuestros activos naturales.

Quiero ratificar que bajo nuestro mandato, nunca cederemos la potestad sobre los Esteros del Iberá.

Ahora quiero dirigirme con mucho respeto al Gobierno nacional. Los correntinos con poco hemos hecho mucho. Y hemos hecho los deberes para poder aspirar a que la Nación cumpla con sus compromisos para que podamos concretar las grandes obras que necesita la Provincia.

No merecemos andar mendigando por estas obras. Los correntinos somos tan argentinos como cualquiera y queremos que el Gobierno nacional cumpla sus promesas.

Acá no pedimos plata para sueldos o aguinaldos. Acá necesitamos estas obras para seguir construyendo futuro.

Un apartado central en la visión del futuro que propongo al pueblo de Corrientes es el referido a la Justicia. En el debate acerca de la Justicia está la clave central de la política argentina actual.

Muchos sienten hoy que están en riesgo el Estado de Derecho, las libertades básicas y los derechos fundamentales. Durante mucho tiempo el riesgo provino de los enemigos de la democracia, de los extremismos ideológicos, de los poderes económicos, del partido militar. El problema es que hoy los peligros para la democracia vienen desde el interior de la propia vida democrática.

Nuestro gobierno defenderá con firmeza los valores de la Constitución. No negociaremos la defensa del derecho de propiedad, de la libertad de expresión, del pluralismo de las ideas, de la libertad de trabajo, de las libertades básicas de todos y cada uno.

Vemos el peligro de ese gran engaño para el pueblo que es el facilismo. Porque lo que es gratis, y no es cierto que sea gratis, nos lleva a la cultura de lo fácil y desde ella a la dependencia. Lo gratuito no existe, alguien en definitiva paga.

Las falsas prodigalidades alguien las paga. ¿La pagarán nuestros jubilados? ¿Serán las generaciones próximas? ¿Será otro tiempo de postración y dependencia?

Señores legisladores, el año 2001 significó un punto de inflexión en la historia de Corrientes. En una amplia y participativa alianza electoral, social y política, nos correspondió tomar el timón. Lo hicimos con convicciones e ideas que significaban cambio y transformación.

Así fue como unimos filas con el PJ en los años 2001, 2003, 2005 y 2007, así fue como pudimos abrir aún más el arco de diálogo y solidaridad, incorporando a partidos provinciales a este gran esfuerzo de lanzar y sostener cambios tan trascendentales.

Muchos van a hablar de cambio en estos tiempos, pero los correntinos sabemos que el cambio empezó hace tiempo y que no se puede parar.

El juego del discurso

A través de la palabra nos reconocemos. También a través de ella podemos resistir. Podríamos negarnos a aceptar que, lo que se dice desde el poder, sea nuestro horizonte posible, nuestra pequeña concepción del mundo.
Estos retazos discursivos, deliberadamente yuxtapuestos en la nota, tal vez nos ayuden a reflexionar sobre lo que queremos, o mejor, sobre lo que no queremos: que lo que se dice sea siempre paralelo a lo que se hace, negando sistemáticamente, de ese modo, la posibilidad de que alguna vez “dicho y hecho” encuentren un punto común y no sean sólo producto de incontinencias coyunturales.

“Venimos haciendo política de un modo tortuoso, donde el éxito de un grupo implica el fracaso de otro, (…) donde supuestos fines nobles se usan para justificar acciones de mal gusto y lesivas de la calidad institucional”.
(Ricardo Colombi. Mensaje a la Asamblea Legislativa. 01/03/12).

“Camau Espínola anunció que el 2 de agosto se realizará en Corrientes la primera Feria del Libro. El Gobierno confirmó (ese mismo día) que en dos semanas se firmará un convenio con CFI para financiar otra feria que se hará el mismo mes. Comenzará el 15 de agosto”.
(Diario El Litoral, el 15 de mayo).

“Entendemos que es deseable y necesario una política desprovista de veleidades impropias de una república, recuperar el valor de la palabra pública, estimular una cultura del diálogo político, intensificar la jerarquización del sector público, insistir con la estabilidad de reglas claras de juego, disminuir los márgenes de arbitrariedad, incrementar la responsabilidad ante un debate político excesivamente mediatizado y transformado más en espectáculo que en espacio cívico”.
(Ricardo Colombi. Mensaje a la Asamblea Legislativa).

“El futuro de los correntinos está garantizado si sigue Ricardo Colombi. Y si eso no le gusta a la oposición que hagan otra cosa o que se vayan a plantar rabanitos”.
(José Enrique Vaz Torres, ministro de Hacienda).

“A lo largo del tiempo, hice referencia a la necesidad de reivindicar y poner en práctica valores que ennoblezcan la política. Debemos poder dar testimonio de compromiso por lo público, con nuestro esfuerzo, con nuestro apego a las leyes, con la práctica de la tolerancia, con la búsqueda de la justicia”.
(Ricardo Colombi. Mensaje a la Asamblea Legislativa).

“Colombi tiene toda la intención de usar como herramienta al Poder Judicial y a la prensa paga para destruir lo que haga (el PJ). Poner un nombre hoy (de candidato a gobernador) es exponerlo a ese tipo de cosas. A que lo citen a declarar, a que lo imputen en una causa, a que termine procesado. (El Gobierno) “utiliza a la Justicia como herramienta electoral para generar fuerte impacto”.
(Fabián Ríos, diputado nacional del PJ).

“No le voy a dar mayor importancia a las declaraciones de una persona que no tiene toda la ropa adentro del bolso”. Además, “el muerto se asusta del degollado, ya que eso sucede a nivel nacional”, es decir, la utilización de la justicia con fines estrictamente políticos.
(Ricardo Colombi, gobernador).

“No me caen bien (esas declaraciones), pero en realidad lo grave es que esto esconde la evidente negativa del Gobierno de discutir las cosas en serio. Ricardo Colombi nunca discutió nada en serio con alguien”. Y “con esto de ser gracioso esconde sus propias limitaciones”.
(Fabián Ríos, diputado nacional del PJ).

“En la Argentina somos expertos en modas, en discursos excluyentes y en intentos por domesticar la opinión pública. Se vive el debate, pero no con la riqueza de ideas que necesitamos”.
(Ricardo Colombi. Mensaje a la Asamblea Legislativa).

“Si sigue Ricardo vamos a estar mejor”. “Lo peor es que nos pueda agarrar Fabián Ríos, por ejemplo, ahí sí estamos muertos todos”.
(José Enrique Vaz Torres, ministro de Hacienda).

“No es casual que se haya consolidado una competencia por el poder tan elemental, tan poco edificante. Una parte sustancial de esa responsabilidad es nuestra, que hemos preferido el atajo de la declaración altisonante al trabajo cooperativo…”
(Ricardo Colombi. Mensaje a la Asamblea Legislativa).

“Nosotros, junto a “Checho” (Flin-ta) y Ricardo Colombi, entonces senador, no le aprobamos el Programa de Financiamiento Ordenado a Arturo Colombi porque la iniciativa carecía de transparencia. Con este proyecto sucede lo mismo”.
(María I. Fagetti, senadora del PJ, en la sesión del jueves. Se discutía el crédito de US$10 millones para financiar la gestión municipal)

“En sus desafortunados dichos, la senadora ha dejado en claro que quieren hacer lo mismo que hicieron en 2009. No le aprobaron el PFO a Arturo para que la gente no cobre”.
(Noel Breard, senador de la UCR).

“Somos incapaces de reconocer méritos ajenos (…), caemos en la tentación del eslogan o la frase de ocasión frente a la necesidad de explicaciones claras. Nos degradamos en polemistas intrascendentes, hurgadores de pequeñeces, actitudes que no le importan a los ciudadanos”.
(Ricardo Colombi. Mensaje a la Asamblea Legislativa).

“No me interesa para nada lo que diga la oposición, porque dicen muchas cosas sin razón”.
(José Enrique Vaz Torres, ministro de Hacienda).

“Vaz Torres debe tener un problema personal. Está muy nervioso; parece un comisionista que puede perder una gran comisión”.
(Luis Antonio Badaracco, diputado del PJ).

“Deberá demostrar en la Justicia las alusiones sobre el cobro de comisiones”.
(José Enrique Vaz Torres, ministro de Hacienda).

“Nuestros éxitos económicos recientes y evidentes no deben servirnos de vanagloria, sobre todo ante las deudas sociales que debemos afrontar. Y mucho menos servirnos para opacar el debate, para limitarlo, para descalificar opositores o para ocultar aquellos rasgos negativos que no se han podido resolver”.
(Ricardo Colombi. Mensaje a la Asamblea Legislativa).

“Creo que este es el momento (…) en que desde el Estado nacional se debe bregar con firmeza para que la igualdad de oportunidades sea una realidad, (…) y que la tolerancia gane espacio en el concierto de las relaciones y no se considere un enemigo o un traidor al que piensa distinto”.
(Ricardo Colombi. Riachuelo, 24 de mayo, en un acto oficial).

“A Colombi le falta un diálogo sincero y sensato… Charla con todos, pero el diálogo pasa por otro lado”.
(Omar Young, diputado del Panu).

“Tengo elementos para decir que la causa está politizada. De gente que me viene a hablar, que me pide que acuse indiscriminadamente a funcionarios de la Municipalidad o al Intendente. Yo soy serio y voy a acusar a quien tiene responsabilidad. No vamos a entrar en esa situación”.
(Ernesto González, abogado, en el marco de la causa por el derrumbe de la calle San Martín).

“El peronismo quiere destruir al Gobierno y por eso se opone, para después quedarse con el Gobierno”.
(Noel Breard, senador de la UCR).

“Existe el dinero necesario para destinarlo a mejorar la gestión de los municipios sin endeudar a la provincia. Son 44 millones de pesos (el crédito del BID) y el Gobierno gastó 36 millones en “otras publicidades”, según se desprende de las Cuentas de Inversión de 2011”.
(María I. Fagetti, senadora del PJ).

“La Nación modifica la Carta Orgánica del Banco Central para cubrir déficit del Gobierno y nos vienen a plantear que un crédito de 10 millones de dólares genera pobreza. La pobreza existe desde antes.
(Noel Breard, senador de la UCR).

“Con el guiño de la Casa Rosada, De la Sota se endeuda en dólares. La Casa Rosada, a través del ministro de Economía Hernán Lorenzino, lo autorizará a emitir un bono para tomar deuda de hasta US$ 200 millones”.
(Publicado el viernes en Clarín).

“Todos los servidores públicos debemos trabajar más, debemos escuchar más, debemos ser receptivos, debemos asumir nuestra condición transitoria (…) Si ello no es así es porque seguimos en cierta adolescencia política”.
(Ricardo Colombi. Mensaje a la Asamblea Legislativa).