El gobierno nacional auxilió al Chaco, en una virtual intervención sanitaria

Publicado en La Nación

CORRIENTES.- Visiblemente preocupados por la grave situación sanitaria en el Chaco, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, viajaron a Resistencia para coordinar con el gobernador Jorge Capitanich un plan de emergencia para contener el avance del coronavirus.

Los enviados de la Casa Rosada visitaron hospitales y recorrieron el barrio Toba, uno de los epicentros principales de los altos niveles de contagio en la provincia, y acordaron con Capitanich la aplicación del plan Detectar para intensificar los controles en las viviendas. Para ello, el gobierno nacional entregó ayer 4000 kits de testeos a la administración chaqueña y colaborará en un plan de inversiones en infraestructura, entre otras acciones, para mitigar el impacto de la pandemia.

La intervención del Estado nacional en el Chaco, que empezó con el envío de fondos, obras y equipamiento sanitario, se intensificará con un “trabajo conjunto”, similar al desarrollado con la ciudad y la provincia de Buenos Aires. “Eso lo hacemos independientemente de la situación epidemiológica”, explicó Cafiero, ante una pregunta de LA NACION.

Aunque las autoridades nacionales aclararon que no habrá una “intervención sanitaria” en el Chaco, se espera una presencia más activa del gobierno nacional frente a la emergencia.

Coronavirus hoy en la Argentina y el mundo: minuto a minuto y las novedades
“Esto es algo mundial, no es patrimonio de los argentinos, ni de los chaqueños. El mundo no ha encontrado la vacuna, ni los medicamentos. Lo que nos queda es la responsabilidad colectiva”, declaró Cafiero.

Sin embargo, tras la recorrida conjunta por hospitales, barrios del Gran Resistencia y una empresa textil que recibe ayuda del Estado nacional para el pago de sueldos, Capitanich reconoció la intervención nacional en el Chaco.
Dijo que “es un modo de abordar con seriedad el problema” y agradeció al jefe de Gabinete la intensificación del trabajo en Resistencia y el envío de recursos para montar un hospital modular. También llegarán respiradores mecánicos, se implementará el plan Sumar y otras herramientas administrativas y regulatorias para morigerar la gravedad de la emergencia sanitaria.

Urgencias
La provincia de Chaco es el tercer distrito del país con mayor número de contagios. Pasó la barrera de los 1000 casos y ya reportó 61 muertos, tres en las últimas 24 horas. “La situación requiere una intervención técnica, porque tenemos poblaciones distintas y cualidades culturales diferentes”, precisó el mandatario.

Vizzotti confirmó que entregó a la provincia 4000 test serológicos para la aplicación inmediata del plan Detectar y el desarrollo de un trabajo articulado para la formulación de protocolos. La intensificación de los testeos apunta a determinar la proporción de contagios en los barrios donde están los focos. “Ese estudio se va a planificar con el equipo de epidemiología de la provincia para definir las áreas geográficas y tener un panorama más claro de la circulación del virus”, anunció la funcionaria nacional.

En la última semana, Capitanich declaró que tres cuestiones se conjugaron para favorecer la propagación del Covid-19 en el Chaco: la temprana aparición de brotes en personal e instituciones sanitarias, el incumplimiento de medidas de aislamiento de enfermos o potenciales infectados y “la mayor virulencia del tipo de cepa que circula en el Gran Resistencia”.

Cafiero y Capitanich hablaron, también, de la agenda económica y productiva. Dijeron que, al igual que el resto del país, el 85% de la provincia está en marcha, trabajando y produciendo porque logró controlar la circulación comunitaria del virus, lo que no pasó en Resistencia.

“No dejamos de lado la otra realidad de la provincia, que avanza en sus actividades productivas y reanuda cada vez más sus actividades”, dijo el jefe de Gabinete, al desdramatizar la realidad del distrito.

Los funcionarios visitaron la fábrica textil Santana en Puerto Tirol, una de las primeras en ponerse en funcionamiento dentro de la cuarentena, y concluyeron la recorrida por el barrio Toba, uno de los focos más importantes de contagio.

Santiago Cafiero acordó con Jorge Capitanich la aplicación inmediata del plan Detectar, para realizar mayores testeos en la provinciaSantiago Cafiero acordó con Jorge Capitanich la aplicación inmediata del plan Detectar, para realizar mayores testeos en la provincia
Además de atravesar una muy difícil situación sanitaria y económica, la provincia de Chaco se vio envuelta en los últimos días en un grave episodio de violencia institucional y policial. Un video que se viralizó por las redes sociales mostró a un grupo de policías ensañándose con ferocidad contra varios miembros de una familia qom, en la localidad de Fontana.

Los policías fueron separados de sus cargos y denunciados, por lo que están siendo investigados, con el Estado como querellante. El martes pasado, el presidente Alberto Fernández condenó la agresión por Twitter y dijo que “las imágenes de violencia institucional que hemos visto en las últimas horas en el Chaco son inaceptables”.

El gobernador Capitanich pidió perdón a las víctimas, a sus familias y a la comunidad indígena, y anunció una reforma policial, que incluye un manual de buenas prácticas en la institución policial, la capacitación en políticas de género, derechos humanos y derecho indígena y la obligatoriedad de la ley Micaela para todos los agentes públicos.

Además, prometió un cupo indígena en las fuerzas de seguridad.

About the author: Eduardo Ledesma

Leave a Reply

Your email address will not be published.