Coronavirus: una joven residente desnudó la crisis del sistema sanitario de Chaco y fue amenazada

Publicado en La Nación

Corina Acosta es médica. Nació hace 27 años en Isla Apipé, frente a la represa hidroeléctrica de Yacyretá. Hace un año trabaja en el Hospital Perrando de Resistencia, Chaco, como muchos profesionales correntinos. Pero en las últimas horas se convirtió en noticia porque le puso voz a un reclamo ensordinado de médicos, residentes y auxiliares sobre el contexto de alta vulnerabilidad en el que desarrollan su tarea en la primera línea de combate contra el coronavirus, que en el Chaco parece estar cobrando deudas atrasadas.

Fue apenas un posteo en Facebook, pero el efecto fue de una enorme supura. Incluso el gobernador Jorge Capitanich modificó ayer su agenda y recibió en la tarde a un grupo de médicos residentes, ante quienes se comprometió a mejorar sus condiciones laborales. Y según se informó, volverán a reunirse la semana próxima para analizar las propuestas, que serán incorporadas a la iniciativa legislativa para regularizar la situación y garantizar el acceso a la seguridad social, cobertura de seguros, condiciones de trabajo y especializaciones.

¿Qué fue lo que pasó? Acosta, junto con su colega Facundo Ávalos, utilizaron sus cuentas en Facebook para manifestar, el domingo, que trabajan desprotegidos. “Los equipos de protección personal que vestimos lo compramos nosotros”, contó, para señalar una larga lista de incumplimientos y concluir: “Estamos agotados, frustrados, decepcionados”.

La publicación se multiplicó y rápidamente se viralizó, pero también provocó una rápida reacción: una amenaza explícita de la directora del Hospital Perrando. A través de una nota del 8 de junio, la titular del Perrando, Nancy Trejo exigió a Acosta que “en el plazo de 24 horas proceda a rectificar o ratificar todas y cada una de las falaces afirmaciones efectuadas sobre falta de insumos”, debido a que “generan miedo e incertidumbre en la población”. Y amagó con aplicarle el Código Penal e iniciarle acciones administrativas y judiciales.

Repudio generalizado

La escalada siguió y casi no hubo sector social, sindical, e incluso político que no repudiara la actitud y la carta amenazante de la directora del Hospital, cuyo tono pareció querer acallar no una voz, sino la grave crisis del sistema sanitario que, por añadidura, deja en evidencia la crisis de control y de manejo que atraviesa el gobierno de Jorge Capitanich.

La Gremial Médica Hospitalaria salió entonces a acusar a directivos del hospital Perrando de abuso de autoridad, violencia laboral e intimidaciones. El titular de la Comisión de Salud de la Legislatura del Chaco, Alejandro Aradas, rechazó los hechos de violencia institucional y presentó un proyecto rechazando el abuso de autoridad para “silenciar los justos reclamos de los médicos residentes de Terapia Intensiva”.

Además, a través de comunicado enviado a los medios, las entidades médicas de la salud del Chaco expresaron su solidaridad con los Médicos Residentes de los Hospitales de la Provincia.

A su turno, el presidente del bloque de diputados de la UCR, Carim Peche, junto a los legisladores que integran la bancada, expresaron su rechazo a las amenazas efectuadas por la directora y el subdirector del Hospital Perrando, Nancy Trejo y Daniel Pascual, y su preocupación por la crítica situación de la salud pública chaqueña frente a la pandemia Covid-19.

Apoyo y vuelta atrás

Ante semejante nivel de apoyo, Corina recobró el aliento. “Yo este viernes regreso a la terapia intensiva normalmente. Legalmente soy medica residente, tengo contrato y como tal no pueden echarme ni suspenderme. Es lo que me aseguraron los abogados”, dijo a LA NACION.

De todas maneras agregó: ” Estamos abrumados, sin descanso y con poco personal en el hospital, que es de referencia para toda la región. La unidad de Covid está colapsada, no tienen personal para el hospital modular (recientemente inaugurado) y quieren sacar a los pocos que quedan en la Unidad de Terapia Intensiva. Si pasa eso, no sé qué haremos”.

Las guardias de Corina son de 24 a 26 horas, día de por medio o cada 48 horas. Los únicos dos médicos de planta que están actualmente en el Perrando cubren hasta 36 horas. “Para dormir tenemos un día libre, luego volvemos, porque en la guardia no se duerme”, dijo.

Abrumada también por las críticas, la directora del Perrando no tuvo más remedio que salir a aclarar la situación. “No quise cortar la libertad de expresión de nadie”, dijo, para añadir que “cada uno es libre de expresarse”. De todas maneras no aclaró si habrá sanciones.

Hace unos días, el gobernador Capitanich dijo que la crisis sanitaria del Chaco se disparó por al menos tres factores: porque empezó muy temprano en el tiempo, porque no se cumplieron las medidas de aislamiento y porque el virus se ensañó de modo particular con el sistema sanitario, que aportó durante todo el proceso el 30% de lo infectados.

Nueva disputa con Corrientes

Por si fuera poco esta situación, este jueves surgió otra disputa con Corrientes por los profesionales de la salud. Sucede que la provincia gobernada por Gustavo Valdés volvió a registrar casos de Covid-19 y sus ministros de la Gobernación, Carlos Vignolo , y de Salud Pública, Ricardo Cardozo , apuntaron al Chaco.

“Necesitamos articular un ámbito de colaboración con los profesionales de la Salud que viven en Corrientes y trabajan en Resistencia y viceversa”, dijo Vignolo. “Estamos en el marco de una pandemia, con consecuencias muy serias, y eso requiere adquirir responsabilidades a la hora de transitar, y sobre todo de aquellos que trabajan en el ámbito de la salud, que están expuestos a una mayor posibilidad de contagio y a su vez de propagar el virus”, agregó.

Dijo también que hay algunos profesionales que no quieren hisoparse y eso levantó una ola de quejas e indignaciones. No obstante, el gobierno de Corrientes parece dispuesto a ser todo lo estricto que se pueda en el puente General Belgrano, que es el nexo con Resistencia.

“Pido que tengan buena voluntad, no con el Gobierno sino con toda la comunidad”, dijo Vignolo, a la vez que advirtió que si persisten las negativas, “no nos temblará el pulso para tomar medidas legales”.

Son muchos los médicos y auxiliares que pasan de Corrientes a Chaco diariamente. La razón principal: que el Chaco, aún con todas sus falencias, paga mejores salarios que Corrientes.

About the author: Eduardo Ledesma

Leave a Reply

Your email address will not be published.