Con presencia correntina, juran Alberto y Cristina Fernández como presidente y vice

Cerca de mediodía de hoy asumirá Alberto Fernández como nuevo presidente de Argentina en el Congreso de la Nación. Recibirá los atributos de mando y luego dará su mensaje ante la Asamblea Legislativa, que seguirán desde el Parlamento mandatarios y dignatarios invitados, extranjeros y nacionales, entre los que estará el gobernador de Corrientes, Gustavo Valdés.

Se espera que la jura la sigan también miles de personas que desde ayer montaron guardia en la Plaza del Congreso y en la Plaza de Mayo, frente a Casa de Gobierno.

Según el protocolo previsto, tras prestar juramento, el presidente electo Alberto Fernández brindará su mensaje ante la Asamblea de diputados y senadores nacionales, y en ese marco explicará los principales aspectos del programa que instrumentará su gobierno, principalmente en materia política, económica y social.

El traspaso de mando -que genera enormes expectativas debido no sólo a su institucionalidad, sino también a los anuncios que puedan hacerse desde hoy en adelante, sobre todo para morigerar la situación de crisis que atraviesa el país-, moviliza a la militancia peronista en todas sus vertientes, pero también a un grueso sector no partidario que espera con esperanza que la situación mejore, más allá de la grieta.

En eso hace foco la cartelería montada en la calle y que sirve de torre para las pantallas de LED que transmitirán la jura: “Argentina unida” dicen los carteles, bajo el escudo nacional. Son entre dos y tres tótems de imagen y sonido por cuadra, y esa es la infraestructura que desde ayer estaba dispuesta para que la gente que planea manifestarse en la ciudad de Buenos Aires, pueda seguir las alternativas de la ceremonia de asunción, el mensaje ante la Asamblea y la jura de ministros, el festival de música y el mensaje a la plaza que planea dar el nuevo presidente.

Estas enormes pantallas están dispuestas frente al Congreso, frente a la Casa Rosada y en todo el trayecto que une ambos monumentos, a través de la histórica Avenida de Mayo.

Ayer por la tarde, militantes de movimientos sindicales y sociales empezaron a ganar los lugares más importantes de la plaza del Congreso.

Grupos de jóvenes, con banderas y pancartas, cantaban de manera incesante sus consignas. Algunos otros preparaban los bombos mientras se instalaban carpas de seguridad y sanitarias para atender a la muchedumbre que se espera asista hoy a la despedida de Mauricio Macri y la llegada de Alberto Fernández.

En la Plaza de Mayo el clima era distinto. Allí, en horas de la tarde, hasta la caída del sol, familias enteras paseaban, paraban, se sacaban fotos. Una familia correntina, con bandera de Paso de los Libres, también participaba de los preparativos. Más tarde se sumaron los jóvenes y también muchas personas adultas, sobre todo mujeres.

Un grupo de actores -voluntarios y voluntarias amateurs muchos de ellos, intervino en la tarde haciendo una performance con bailes y música, caracterizados todos, aunque sobresalían las mujeres que estaban allí representando a Eva Perón, nada menos. La música intercalaba con fragmentos de discursos varios de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Era ese momento, sin dudas, el de mayor expresividad en la plaza. La mayoría soltaba alaridos en clave de ovación, aunque también había transeúntes con cara de reprobación.

“Esta es la plaza peronista”, le dijo una mujer a otra, en un tono indistinto: podía ser una descripción de hecho, como también una queja. A su alrededor, la fiesta seguía en progreso, ajena a los humores personales.

Y la plaza, sin vallas, mostraba su mejor figura: su concepción de comunidad indistinta. También los edificios de la zona se veían lozanos en su conjunción arquitectónica sin los obstáculos montados hace unos años, por la costumbre de separar y por la de alejar el grito de las protestas.

Un par de pantallas enormes irrumpían asimismo frente al Cabildo, para transmitir las imágenes del acto protocolar, pero también del festival de música con cerca de 30 números que están confirmados para amenizar “la fiesta de la democracia”, según invitan algunos afiches.

A propósito de afiches y carteles, el ministerio de Desarrollo Social, ubicado por avenida 9 de Julio, no sólo exhibe la figura iluminada de la “Abanderada de los Humildes” sino que además permitió la colocación de una bandera con la leyenda “Bienvenidos Alberto y Cristina: todos unidos triunfaremos”.

Asunción presidencial
Según se informó ayer, la Asamblea Legislativa comenzará a las 11.15, presidida por la vicepresidenta saliente Gabriela Michetti. Se realizará la designación de los legisladores que integrarán las comisiones de interior y exterior, respectivamente, que serán las encargadas de recibir en la explanada del Palacio sobre la avenida Entre Ríos al presidente electo.

La ceremonia pasará luego a un cuarto intermedio para recibir a Alberto Fernández.

De acuerdo a lo previsto, el primero en llegar al Congreso a las 11.30 será Macri, luego a las 11.40 hará lo propio Cristina Kirchner y a las 11.45 arribará el presidente entrante.

Más tarde, Cristina Fernández y Alberto Fernández prestarán juramento ante la Asamblea Legislativa como vicepresidenta y presidente hasta el 10 de diciembre del 2023. El nuevo jefe del Ejecutivo recibirá entonces el bastón y la banda presidencial.

Y luego de dar su primer discurso como presidente ante la Asamblea Legislativa, Alberto Fernández se trasladará a la Casa Rosada para recibir a las delegaciones extranjeras, tras lo cual tomará juramento en horas por la tarde a los ministros de su gabinete nacional en el Salón Blanco.

Desde las 14, cómo se dijo, habrá un festival en la Plaza de Mayo donde habrá varios shows musicales. Cerca de las 19 Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner hablarán ante la multitud que se espera en la plaza.

About the author: Eduardo Ledesma

Leave a Reply

Your email address will not be published.