Scandal

Scandal es una serie de televisión estadounidense, creada por Shonda Rhimes y protagonizada por Kerry Washington. La serie comenzó a emitirse el 5 de abril de 2012 en la cadena ABC. El personaje de la protagonista Kerry Washington está basado parcialmente en Judy Smith, jefa de prensa de la administración de George H. W. Bush y que además es co-productora ejecutiva de la serie.

La serie tiene lugar en Washington y se centra en la agencia de gestión de crisis de Olivia Pope, Olivia Pope & Associates (Olivia Pope & Asociados), y en su personal, así como en el personal de la Casa Blanca, entre los que destacan el presidente de Estados Unidos, Fitzgerald Grant III, su jefe de gabinete, Cyrus Beene, y la primera dama, Mellie Grant.

Por razones obvias es una serie que atraparía a cualquier periodista: tiene de todo: desde crisis política hasta escándalos de todo tipo que derivan en problemas de enormes de comunicación. La contención de daños en momentos difíciles, es algo que aporta la serie y que puede servir a los periodistas. El resto: ficción para sentarse a ver, con puntos altos y bajos, por momentos muy violentos

 

The Bletchley Circle

Es una miniserie que remite al Código Enigma (2014), esa gran película sobre Alan Turing que relata cómo es que el genial matemático organizó un equipo con el que logró descifrar los mensajes cifrados de los nazis durante la Guerra. Este grupo tenía su sede en la mansión de Bletchley Park.

La serie inglesa The Bletchley Circle ficciona con esas mujeres que formaron parte de su grupo y lo que ocurrió con ellas una vez finalizada la Guerra. Cómo se vuelven a organizar para resolver algunos asuntos y cómo era la vida de la mujer en esos años (mediado del Siglo XX), aún después de haber sido, nada menos que heroínas del coflicto bélico.

Altamente recomendable. Disponible en Netflix.

Touch

Touch es un drama en el que la ciencia y la espiritualidad se encuentran con la esperanzadora premisa de que todos estamos interconectados, atados con lazos invisibles a aquellos cuyas vidas estamos destinados a impactar y alterar. La historia se centra en un ex reportero Martin Bohm (Kiefer Sutherland) y su hijo de 11 años de edad, con trastornos psicológicos, Jake (David Mazouz). La esposa de Martin murió en la World Trade Center en los ataques del 11 de septiembre, y él ha estado luchando para comunicarse con Jake desde entonces, pasando de un trabajo a otro mientras atendía a las necesidades especiales de Jake.

Algunos capítulos son muy buenos. La historia en general tiene algunos condimentos que nos interpelan, sobre todo a los periodistas, pero se puede ver más allá de cualquier pertenencia. Me gustó. Está en Netflix.

La increíble historia del Gabo, el profe y un lugar llamado Recoveco

Altamente recomendado, para salir un poco de los aires viciados de la cotidianidad:

Ahí va, con el pantalón y esa camisa de mezclilla que usa desde que alguien le dijo que Albert Einstein no se cambiaba de ropa para no perder el tiempo. El profesor Cruz Hernández camina entre un monte agreste, protegido por enormes ceibas, huanacaxtles y coloridas amapas. Recorre el monte y sus zapatos ya están cubiertos de una coraza terregosa que se engrosa a cada paso, como si en algún momento se fuera a quedar atrapado en el lodo.

La increíble historia del Gabo, el profe y un lugar llamado Recoveco

Crónica narrativa, de Nerio Tello

Editado por Ciccus, se trata de un libro que aborda este género desde una perspectiva teórica e histórica (con un fuerte anclaje en la tradición latinoamericana del periodismo narrativo) y que además, incluye textos periodísticos argentinos escritos desde comienzos del el siglo XX hasta nuestros días.

Debo decir que la selección de crónicas es por lo menos exquisita. Hay una de Rodolfo Walsh escrita en 1967 tras su visita a Misiones donde revela que “añá”, tanto en guaraní como en japonés significa lo mismo: diablo. (De la crónica “Kimonos en la tierra roja”).

De este mismo libro me guardo para siempre una frase de Günter Wallraff, tan actual, por cierto, hablando de periodismo y de objetividad:

“Todo el mundo se implica de algún modo, tiene su orientación, su pertenencia. Yo no pertenezco a ningún partido, pero me siento cercano a los débiles. No puedo comportarme como si existiera la objetividad absoluta y no ver que los que más la predican suelen ser los más parciales”.