¿Quién es Gustavo Valdés y por qué fue elegido como sucesor?

 

Gustavo Adolfo Valdés es, pese a su juventud, un viejo afiliado a la Unión Cívica Radical (UCR). Actualmente representa a la provincia en la Cámara de Diputados de la Nación, desde donde -dice-, defiende los intereses de los correntinos. “Luchamos por la autonomía provincial y el federalismo. Patria, Libertad y Constitución”, reza su austero (y más bien tirando a pobre) cartel de marketing personal. Su página en Facebook fue mejorada en las vísperas, pero es anterior a la unción de Horacio Ricardo Colombi que lo convirtió, no sin discusiones, en el candidato a gobernador por la alianza ECO+Cambiemos.

-Valdés es un militante de siempre -dicen quienes de adolescentes lo vieron sostener pancartas durante la campaña que resultó en la presidencia de Raúl Ricardo Alfonsín, a quien admiró y admira casi con fanatismo.

Aquel adolescente vivió con euforia el retorno de la democracia y en 1985, con apenas 17 años, obtuvo su primer compromiso político: fue presidente del Centro de Estudiantes de su colegio en Ituzaingó. Más tarde integró el “Movimiento para la Democracia Social” (Modeso), y de allí hasta hoy estudió, trabajó, militó y subió la escalera de su carrera que podría coronar en menos de 3 meses con la Gobernación de Corrientes.

Gustavo Adolfo es abogado egresado de la Universidad Nacional del Nordeste en el año 1994 y tiene una maestría inconclusa en la Universidad Nacional del Litoral, además de capacitaciones relacionadas con la actividad política en el país como en el extranjero. La última de importancia fue en Amsterdam, donde presenció el proceso de un “juicio en ausencia”, que se estudia en Argentina para juzgar casos varios, como los de lesa humanidad.

En 1997 ingresó como empleado en la Dirección Nacional de Migraciones y un tiempo después, hasta 2001, fungió como jefe de la Delegación Corrientes de esa repartición donde aún hoy figura como empleado, aunque en situación de licencia. En paralelo ejerció el Derecho y entre otras cosas fue apoderado de los bancos Nación y de Corrientes, hasta que se postuló como edil.

Fue concejal de la Capital entre 2005 y 2009 y luego ministro de Gobierno, entre 2009 y 2013. Desde entonces es, y hasta el próximo 10 de diciembre será diputado nacional por Corrientes, y miembro, por el bloque de la UCR, del Consejo de la Magistratura.

Desde hace casi 3 años integra ese Consejo clave, en representación de la primera minoría de la Cámara baja. Asumió en noviembre de 2014 en reemplazo de un legislador por Córdoba bien conocido en Corrientes por sus dotes mágicos de administrar dólares y convertirlos en Cecacor: Oscar Raúl “El Milico” Aguad.

Desde el 18 de noviembre de 2014, entonces, Valdés es el único correntino en integrar aquel órgano del Poder Judicial de la Nación, que se compone de 13 miembros, 6 de los cuales son legisladores. Su espacio es el de la minoría, que se completa con el chaqueño Angel Rozas por el Senado. Sólo otro correntino ocupó ese espacio, cuando era de 20 miembros: José Antonio “Pocho” Romero Feris, desde 1999 hasta 2001.

Integra como vocal de la Cámara de Diputados de la Nación, además, la comisión bicameral de Fiscalización de Órganos y actividades de Seguridad Interior; las comisiones de Juicio Político, de Justicia, de Legislación General, de Transportes y, una de las más importantes simbólicamente: la de Libertad de Expresión.

Fue su desempeño en estos espacios -dicen-, una puerta de acceso y permanencia en los círculos selectos del gobierno de Macri, donde terminó despertando simpatías que fueron también fundamentales para su pre-elección.

***

Gustavo Adolfo Valdés tiene 48 años y cumplirá uno más el 15 de octubre próximo (7 días después de las elecciones), por lo que será una semana de puro festejo o de depresión, todo dependerá de la inclinación de las urnas.

Tiene una hermana mayor, y otros dos hermanos. Son 4 los Valdés.

Nació en Corrientes-Capital bajo el signo de Libra en 1968, pero fue criado en Ituzaingó, en el seno de una casa donde siempre se respiró, habló y ejerció la política. Su abuela paterna era dirigente autonomista, presidente de comité. Su abuela materna, compañera peronista, simpatizante de Julio Romero. Ambas docentes.

El es hijo de Juana Mosqueda, dirigente y ex concejal peronista en aquel rincón de la provincia que balconea a la represa de Yacyretá; y de Manuel Valdés, dos veces intendente de Ituzaingó por el radicalismo. Además, es sobrino de “El Burro” Octavio Valdés, quien fue también dos veces intendente de aquella localidad y luego legislador provincial por la UCR. Este tío suyo, por esas cosas que tiene la política correntina (fuertemente endogámica), fue quien truncó la aspiración de su cuñada de llegar a la intendencia.

-Le ganó a mamá las elecciones -recuerda hoy, entre risas, el candidato a gobernador. Ocurrió en 1997 esa compulsa entre su tío y su madre.

Está casado con Cristina Inés Garro: hija de un jefe de Gendarmería, nacida circunstancialmente en la provincia de San Juan y de profesión escribana, quien desarrolla sus actividades como personal de la Escribanía de Gobierno. También ella es militante de la UCR y referente del grupo denominado “Mujeres Radicales”. Se conocieron en la facultad y luego fueron novios hasta que contrajeron matrimonio en 1994. Ambos son padres de tres hijos: María Milagros de 23 (estudiante de Veterinaria), Manuel Enrique de 21 (estudiante de Ingeniería en Sistemas) y Gustavo Joaquín de 18 (terminó la Secundaria y analiza su futuro mientras sostiene un intercambio cultural).

Gustavo es de izquierda para escribir y de derecha para el resto de las cosas -dice un amigo que lo conoce puertas adentro, de entrecasa.

Después de reír, agrega:

Es una persona muy gaucha. Con los amigos es generoso. Le gustan las cosas simples. Ir a pescar, Ituzaingó, la Isla Apipé. Es de practicar deportes aeróbicos, va al gimnasio. Pero también le gusta la música, el chamamé (que canta y baila), compartir con amigos, extender la sobremesa de alguna cena. Discutir.

Tiene una personalidad muy fuerte. Puede pasar de la risa a la discusión, al reto, pero no reacciona con exceso. Podríamos decir que es de vocalización muy firme -agrega casi guiñando el ojo otro de los hombres que lo frecuenta los jueves, noches en las que Valdés se junta con los amigos que le dio la política. Casi siempre hay asado, bueno y bien regado.

– También esto -acota otro-: da la palabra y la cumple. Y si no le sale, lo reconoce. No es mentiroso, y eso le ha costado varios tirones de orejas.

***

Sin que nadie conozca en detalle la planilla meritocrática que sorteó para llegar a colgarse la cucarda de heredero, Gustavo Valdés es desde hoy la versión corregida y aumentada de Arturo Colombi, el primo del gobernador que llegó y dejó el sillón de Ferré, puesto y depuesto por su pariente, luego de que el puente de las lealtades se rompiera con las primeras tormentas, entre 2005 y 2006.

-Pero ¿por qué es la versión mejorada?

Porque es solidario con el proyecto. Porque es más inteligente. Porque tiene experiencia de gestión y en ese marco, si ganamos, va a ser un gobernador pleno -dijo un analista partidario.

Otro fue más lejos:

Gustavo Valdés es el mal menor para el sistema de ECO+Cambiemos: un general sin tropa que necesita de todos. Es joven y por lo tanto tiene trato con la juventud, pero a su vez es el único de los candidatos que no tiene jinetas suficientes para pasar a retiro a los gerontes del espacio, empezando por Ricardo Colombi y siguiendo por el presidente del partido, Sergio Flinta.

Su debilidad fue su fortaleza. Porque al no tener un andamiaje territorial de la magnitud que el resto de los candidatos, Colombi le prestará el suyo, asegurándose así que ninguno de los patos salga de la fila. De hecho: enseñados por Ricardo, todos aprendieron a nadar en círculos y, por lo que se ve, no hay ningún patito que vaya a nadar en línea recta con rumbo hacia el infinito.

No se sabe a ciencia cierta si estas evaluaciones están efectivamente medidas o constituyen una expresión de deseos de quienes las dicen. O si entrañan un resentimiento, como el de aquellos que se quejan del dedo sólo cuando éste no los señala. Lo cierto es que el que se quema con leche ve la vaca y llora. Y Colombi lo sabe. Por eso, creen los más desconfiados, el Gobernador dejará, más allá de la confianza personal que le tiene a Valdés, granadas de activación remota por si alguien osa desconocerlo. Sobre todo, en su nuevo puesto de la “teoría de roles”. Explicado en simple castellano esto sería como un remedo de aquella vieja estratagema peronista que inmortalizó a Cámpora: Valdés al gobierno, Colombi al poder.

***

-Si es por militancia, Gustavo es un gran militante. Si es por formación, Gustavo es un gran cuadro político. Si es por confianza, Gustavo es muy confiable. Pero la verdad es que no sé cómo se miden los méritos en la cabeza de Ricardo Colombi -dijo un dirigente y funcionario, congénere del actual diputado nacional.

Su dedicación y contracción al trabajo -según los que lo quieren-, jugó a favor de que el ituzaingueño sea presentado como candidato del oficialismo para intentar la patriada de seguir gobernando la provincia por otros 4 años, llegar a 20, romper todos los récord y sepultar las viejas glorias que el Pacto Autonomista-Liberal cosechó en sus años de predominio absoluto.

Los que no lo aprecian tanto -personas que hay que buscar adentro más que en la periferia del gobierno y de la alianza oficial-, reconocen igualmente su obsesión para conseguir las metas que se propone.

Metódico como varios, frío como pocos -dijo una fuente para retratarlo, y para poner en contexto su procedimiento para enfrentar la crisis de la elección interna, que fue más interna que crisis de elección.

La última fue una batalla grande, que enfrentó solo y ganó como un perro sabio: cerrando la boca para que no se le caiga el hueso. Así dejó atrás nada menos que Carlos Vignolo, a Sergio Flinta y a Eduardo Vischi. Y a otros tantos que intentaron catapultar su carrera política pisando las cenizas del líder, que todavía vive y manda.

-Cuando se tuvo que poner enfrente a los pesados radicales, lo hizo. No es un hombre de arrear. ¡Ojo! -advierte alguien que lo trata con asiduidad semanal.

***

Horacio Ricardo Colombi, el gran elector, patrón del gobierno, gestor de las ilusiones de perpetuidad e imitación caudillezca de Juan Ramón Vidal, jugó ahora su carta más brava:

Es Valdés o la calle -dicen algunos.

Es Valdés o ni eso -corrigen otros en una charla de cafetín.

Pero más allá del chascarrillo, hay preocupación, y un reclamo que se volvió unánime tras la borrasca interna del radicalismo:

Lo único que te pedimos es que no te equivoques -dicen que le advirtieron a Colombi.

-No me voy a equivocar y vamos a ganar -dicen que respondió.

Fue así como se definió el nombre del pretendido sucesor. Una mezcla entre la seguridad de Colombi y las inseguridades del PJ, que no sabe o no acierta en los compromisos electorales.

Dicen también que, al designar a Valdés, Colombi optó por un perfil similar al suyo: confrontativo, esquivo al diálogo o más afecto al monólogo, de posiciones fuertes y serias. Traducido más al negativo, esto refiere a veces a la parquedad y a otras a una postura vecina del autoritarismo.

Un capataz de estancia -gritó un ex radical transversal en una ronda con estancieros.

-No -dijo uno de ellos, mirándolo fijamente-. Quiere uno como él. Nosotros somos más educados.

Hubo risas cuando se escuchó esto, pero también mohines adustos. Puestos a analizar la descripción, “uno como él” debería también contener a todos, cosa que no pasa puertas adentro -hoy- con Gustavo Valdés, que fue al menos en un primer momento muy resistido.

Resistido por algunos dirigentes, y sólo de Capital -precisó una ricardista de la primera hora, de cuando Colombi aún se movía en moto por Mercedes.

Sabido es, de todas formas, que el tiempo y la birome (si es que llega a poseerla) cambian las cosas. También que el miedo es un catalizador de la disciplina partidaria. Y el espanto del llano ya mandó a varios a la farmacia a comprar hepatalgina, según dijo por televisión un experimentado dirigente radical. La cosa es digerir rápido el trago, que es más amargo entre quienes querían ser y al final no fueron.

Si alguien le puede reclamar algo a Colombi por lo de Valdés, somos los que estuvimos en las buenas y en las malas. No los que merodean. Algunos reclamos hay que tomarlos como de quien vienen -dijo la fiel ricardista (que habló, como todos los que lo hicieron para este perfil, bajo condición de anonimato).

En ese marco, alguien advirtió:

-Una cosa es puertas adentro, y otra cosa es de cara a la sociedad. Yo creo que, terminada la cuestión de la interna, Valdés será capaz de perforar esas resistencias y venderse como un hombre afable de cara al electorado en general. La verdad es que esperamos que así sea.

***

Hace un par de semanas, uno de sus contrincantes internos más poderosos, el ministro Carlos Vignolo fue el encargado de dar la noticia arropada como las del clero: indicó que la fórmula ya está definida y que el Gobernador sería el encargado de anunciarla.

Lo que puedo decir es que hay humo blanco. Ya hay candidatos y cuentan con el acompañamiento total e integral de la UCR y de la alianza ECO+Cambiemos.

La comunicación oficial se produjo en el Salón Lapacho del Club San Martín, en el marco de un acto en el que presentaron también a varios aspirantes a intendentes.

Ahora empieza otra etapa: hacer de Valdés un candidato competitivo que achique las distancias que, según las encuestas, alejaron a “Camau” Espínola por su instalación perpetua, desde que perdió en 2013.

***

En la previa, el diputado nacional dio pocas señales en de su carrera por la postulación mayor. Sólo se le escuchó la voz para decir, luego de la victoria de Eduardo Tassano en Capital (en las elecciones del 4 de junio), que es un “buen indicio” de cara a los comicios para renovar el Ejecutivo provincial.

Consultado para este perfil, no aceptó responder por qué fue elegido. Tampoco quiso definirse, aunque después recalculó:

Soy un afiliado radical, un militante político, colombista y ricardista.

Para completar la semblanza, amigos y adversarios hablaron por él. Y ante la pregunta sobre quién es realmente Gustavo Valdés, esto fue lo que dijeron:

Gustavo Valdés es un tipo muy confiable, muy aplicado para lograr sus objetivos. Un trabajador incansable de la política. Un tipo muy solidario y comprometido con acciones para el desarrollo social. Un hombre muy exigente con su equipo porque siempre quiere ganar. Un gran conciliador. Un gran amigo. Un buen líder.

-Como concejal tuvo una destacada actuación, en permanente contacto con los vecinos, atendiendo a cualquier hora, especialmente en situaciones de emergencia. Fundamentó siempre su tarea en el estudio, en el trabajo y en el compromiso con la franja de la población en situaciones de vulnerabilidad.

No hace falta decir desde qué orilla hicieron estas observaciones. Pero hay un lado B:

No acepta que lo contradigas. Eso genera desencuentros y discusiones. A veces pienso que es autoritario y más en el trato con algunas mujeres. Es medio peyorativo. Hay por ahí mucha gente a la que usó y no le cumplió políticamente. Es posesivo. Te hace notar si hablás con alguien que no le gusta. Tiene su círculo cerrado de fieles. Ojalá lo cuiden. A veces creo que es peor que Colombi por soberbia y falta de equilibrio. Ojalá me equivoque.

La síntesis la hace un viejo dirigente de esos que cenan con él los jueves, desde hace ya bastante tiempo.

Gustavo es Ricardo. Lo idolatra. Pero es Gustavo.

 

 

 

Dardo Ramírez Braschi asumió como miembro correspondiente en la Academia Nacional de la Historia

En sesión pública y solemne, ocurrida el pasado martes 9 de mayo en Buenos Aires, la Academia Nacional de la Historia incorporó formalmente como miembro correspondiente por la provincia de Corrientes al académico esquinense Dardo Rodolfo Ramírez Braschi, quien además funge como presidente de la Junta de Historia de la Provincia de Corrientes.
El profesor e investigador fue designado ya en el año 2014 a instancias de los doctores Ernesto J. Maeder e Isidoro Ruiz Moreno, pero su proceso de aceptación se cumplió hace 4 días en el marco de un acto de presentación oficial, en el que, además, Ramírez Baschi disertó sobre “La provincia de Corrientes y su aporte a la construcción del republicanismo argentino”.
El acto se llevó a cabo en la sede de la Academia, un lugar histórico que preserva el original del primer Congreso de la Nación del año 1864, y que hoy se encuentra en Balcarce 139 de la ciudad de Buenos Aires, dentro del edificio que en la actualidad ocupa la sede central de la Afip.
El notable historiador y docente correntino, de 51 años, pronunció su conferencia de incorporación ante los miembros de la mesa directiva de la institución. Allí, también, estuvieron su esposa y los correntinos, Fernando González Azcoaga y señora, el señor Leonardo Moglia y el historiador Juan Carlos Raffo.
“Haber sido designado Miembro Correspondiente en la provincia de Corrientes por la Academia Nacional de la Historia constituye para mí una distinción irrepetible y única, que lo expreso con orgullo. A la vez genera un compromiso que implica volcar con todo mi esfuerzo y entusiasmo al estudio de la frondosa historia de nuestro país y de la provincia de Corrientes”, dijo para comenzar.
Seguidamente, el profesor Ramírez Braschi honró la memoria del académico de número Dr. Ernesto J. Maeder “quien ha sido -para los actuales historiadores del Nordeste argentino- la referencia intelectual del pasado regional”.
Asimismo, homenajeó a los correntinos que formaron parte de la Academia. “Todos de una talla intelectual desbordante”, describió. Nombró así a los Miembros de Número: Manuel Florencio Mantilla, Manuel Vicente Figuerero; y a los Miembros Correspondientes: José Antonio González, Ismael Grosso, Federico Palma y Ricardo J. G. Harvey.
Ramírez Braschi es, por tanto, el quinto correntino en sumarse a la academia fundada por Bartolomé Mitre en 1893.

-¿Qué significa para usted esta incorporación?
-Para todos los que trabajamos con la Historia, ingresar a la Academia Nacional es como ingresar al Olimpo de los historiadores. Que tus pares te reconozcan como uno de ellos es realmente un orgullo.

Lo que dice el profesor tiene relación con el prestigio acumulado por la Academia, y porque en ella no solo se nuclean las referencias historiográficas más importantes del país, sino también los académicos nacionales y extranjeros que producen los documentos sobre los cuales se estudia o se discute el devenir político, social y económico del país.

-¿Qué incidencia tendrá esta incorporación en sus trabajos o investigaciones?
-Mucha, porque la Academia está reconocida como la principal referencia en nuestro campo, dedicada a la investigación y promoción del conocimiento histórico argentino y sudamericano mediante publicaciones, grupos de trabajo, cursos, congresos, conferencias y dictámenes sobre temas de su incumbencia.
Es, además, la institución de su tipo más antigua del país. Por lo tanto, respalda mi trabajo, pero a su vez me obliga a esforzarme no sólo para producir escritos, sino a que los mismos puedan servir de referencia para el resto de los colegas.

Dardo Rodolfo es abogado, magister en Ciencias Políticas y doctor en Derecho de la Universidad Nacional del Nordeste. Sus principales actividades académicas actuales se focalizan en la docencia universitaria con el cargo de titular por concurso de la materia Historia Constitucional Argentina de la Facultad de Derecho de la Unne.
Igualmente, realiza actualizaciones, perfeccionándose, en el área de la historia constitucional Argentina e historia política correntina. Desde el 2006 es Director de Investigación de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales y Políticas de la Unne. Desde 2014, se ha dicho, es miembro correspondiente de la Academia Nacional de la Historia de la República Argentina, es también miembro correspondiente de la Academia de Ciencias Morales y Políticas de la República Argentina y, miembro de número de la Junta de Historia de la Provincia de Corrientes.
Tiene múltiples publicaciones y un trabajo académico dilatado que lo hacen más que merecedor de la distinción que pone con él, a Corrientes, en la cumbre del academicismo histórico a nivel nacional.

-De ese gran abanico de temas que estudia, ¿cuál diría que es su especialidad?
-Corrientes. La evolución constitucional correntina del S. XIX. La formación del Estado, los partidos políticos, la justicia, y las constituciones. Incluso una que encontré y sobre la que voy a hablar en el Congreso de Historia de la Provincia de Corrientes que tendrá lugar entre el 15 y 16 de junio en Empedrado.

El doctor Ramírez Braschi habla con apasionamiento de la historia, y es capaz de despertar insomnios con su narración, pero también con los golpes de efecto discursivos sustentados en datos que, en su voz, son reliquias que se observan por el lustre de su sapiencia.
Hace poco presentó un nuevo libro: “La provincia de Corrientes y el pacto federal de 1831”. Ahora, sigue escribiendo e investigando. Habla de hechos y de fechas, como buen historiador, pero en su voz hay un timbre alegre de hombre agradecido.

-La verdad es que me siento honrado y es un orgullo para mí ser una referencia de Corrientes en la Academia Nacional de Historia.
-Se lo merece.
-Gracias. Pero es también el corolario de un trabajo de 20 años que venimos haciendo entre muchos historiadores y estudiosos apasionados que nos nucleamos en la Junta de Historia.
Saluda y se va, recomendando lecturas, claro.

El correntino Eduardo Varela asumirá como embajador argentino en la República de Egipto

El diplomático correntino Eduardo Antonio Varela será el nuevo embajador argentino en Egipto. Ya fue promovido por Cancillería y se cree que a mediados de este mes (llegará el 14 a El Cairo) estaría asumiendo en sus funciones, tras la presentación de las cartas credenciales ante el presidente de aquel país, Abdelfatah Al-Sisi.
El nuevo embajador era hasta el momento de su designación jefe de Gabinete de la Secretaría de Relaciones Exteriores de la Cancillería. Sucederá a Sergio Baur, quien se encontraba en Egipto desde abril de 2013 y a fines de diciembre del año pasado fue trasladado al Palacio San Martín, en Buenos Aires.
El nombramiento de Varela fue dispuesto mediante el decreto 186/2017, publicado el viernes 17 de marzo en el Boletín Oficial luego de que El Cairo le concediera el correspondiente plácet de estilo. El decreto de la designación del nuevo embajador lleva las firmas del presidente Mauricio Macri y la canciller Susana Malcorra.
Hace unos días el diplomático estuvo en Corrientes. Cada tanto viene a cumplir con formalidades y a visitar amigos y algunos parientes que aún tiene en la ciudad.
– “Fui a saludar algunos amigos. Ahora estoy en Buenos Aires preparando todo para partir”, dijo en contacto con El Litoral.
Eduardo Antonio Varela fue alumno del Colegio Nacional General San Martín. Es abogado egresado de la Universidad Nacional del Nordeste en 1981. Fue criado y capacitado en estas tierras, aunque también en el extranjero. Es máster en Ciencias de la Sociedad por la Universtity of New South Wales de Sidney, Australia, desde 1993 y maestro en Ciencias Sociales con especialización en Relaciones Internacionales, por la Flacso, desde 1991. Habla español, inglés, francés, italiano y algo de portugués.
Ahora está esperando que le concedan fecha para la entrega de sus cartas. Mientras, en Argentina, se reúne con personalidades y hasta abriga la esperanza de que el presidente Mauricio Macri lo reciba antes de partir.
-Por ahora me estoy reuniendo con diplomáticos, agentes comerciales e industriales, con referentes de la cultura y con académicos para armar una agenda de trabajo con la que transcurrirá mi día a día en El Cairo.
–¿Cuál será el enfoque que le dará a su gestión?
– Nosotros trabajamos en distintos aspectos de la política global, pero específicamente ahora en la relación entre ambos países para mejorar el comercio y los beneficios derivados.
– ¿Esa agenda es suya o parte de una agenda general que viene determinada por el Gobierno?
– Es una agenda general determinada para los distintos servicios exteriores.
– ¿Cómo es la relación de Argentina con Egipto?
– Tuvo una etapa muy buena en la década del 70 y después las relaciones fueron siempre formales, amigables pero distantes. Una de las razones de ello es que casi no hay comunidad argentina en Egipto y tampoco se da una situación a la inversa.
– ¿Y comercialmente?
– El nivel del comercio es muy importante. Argentina exporta mucho a esos países. Ahora la idea es trabajar en intensificar esa relación, generar mayores volúmenes de negocio y diversificar las exportaciones de alimentos y otros commodities. Hablamos de manufactura y productos agropecuarios con procesos de industrialización.

***

Cuando asuma, Eduardo Antonio Varela se convertirá en el tercer correntino en llegar a la máxima jerarquía diplomática a la que se puede aspirar haciendo carrera. En esta cuenta están Ana María Ramírez, quien después de más de un año de vacancia fue designada como embajadora argentina en Perú y el doctor César Figueredo Antequeda.
Llegó a este nivel en su carrera después de transitar un largo camino en el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. De hecho, su registro de ingreso al Instituto del Servicio Exterior de la Nación tiene fecha en 1983. Egresó en septiembre de 1985 como secretario de Embajada y cónsul de tercera clase. Ya en 1989 fue promovido a secretario de Embajada y cónsul de segunda clase. Más tarde, en 1993, consiguió la primera clase en esa categoría. En 1997 fue promovido a consejero de Embajada y cónsul general; en 2008 a ministro de segunda y el año pasado a ministro de primera.
El 16 de marzo le comunicaron que pasaría a la Embajada de El Cairo y desde entonces se multiplicaron sus expectativas. Recibió un nuevo reconocimiento mientras se desempeñaba como jefe de Gabinete de la Secretaría de Relaciones Exteriores.
Eduardo tiene 58 años y era algo que ya estaba al caer, según dijo, por lo que el decreto vino a confirmar el rumbo de su carrera. Y a modificar seguramente al menos parte de sus planes familiares, que no obstante están acostumbrados a estos movimientos.
Sucede que el ahora embajador ya prestó servicios en muchos lugares, por ejemplo en la República Popular China, en el Consulado de Sidney, en Suiza y, entre otros, en la Embajada de la República Italiana. Ahora prestará atención a lo que ocurra en Egipto, que acaba de recibir la visita de otro argentino: nada menos que el Papa Francisco.

Hasta siempre, Ofelia

Se la va a extrañar, Ofelia. Tal vez no haga falta que se le diga semejante cosa, pues no debe haber en el firmamento chamamecero artista más querida por su público. No necesita de la prensa para darse cuenta del valor de su presencia y del vacío que dejará su ausencia. Se sentirá allí, entre la gente, de donde usted surgió a fuerza de talento y preparación respetuosa.
Se van a extrañar, Ofelia, sus largos y magistrales conciertos; sus palabras justas; su emoción a flor de pecho y, porqué no, su recuerdo permanente y sincero a Rosendo, su gran compañero ido.
Se va a extrañar, Ofelia, su canto de calandria herida, pero también la cadencia reposada de su alegría, su disfrute por la vida y, por eso mismo, la pelea que de añares mantiene con su salud y de la que participa sin sobreactuaciones a su pueblo chamamecero.
Se despedirá esta noche, Ofelia, en el mejor de los lugares. En el Cocomarola. En el Sosa Cordero. En la cuna dorada del chamamé que usted y su extinto compañero ayudaron a criar desde cuando los señores lo miraban de reojo.
Se despedirá, Ofelia, ante su gente que no dejó entrada sin vender. Ante la nación chamamecera que mil veces coreó su nombre y otras tantas miles de veces, egoístamente, impidió su descanso pidiéndole más y más.
Se la extrañará, Ofelia, como se extraña a los amigos entrañables. A los padres y abuelos queridos, a los hermanos del alma. Su propio ñanderekó, su personalísima forma de ser y estar, la han traído hasta acá, hasta el final de su carrera que, al ser decretada por usted misma, reviste de dignidad esa dolorosa decisión.
Que le vaya bien, Ofelia. Cuídese. Y sepa que puede volver cuando quiera. A su público no tendrá que pedirle permiso ni darle explicaciones.

Yo estreché la mano de un santo

Cuando en la tarde del 8 de abril de 1987 -probado el funcionamiento perfecto de todo el operativo- el mal tiempo empezó a hacerse notar, todo el Gobierno de Corrientes empezó a prepararse para lo peor: la suspensión de lo que sería, hasta hoy, el acontecimiento de fe más importante de su historia, sólo comparable tal vez con su fundación en nombre de la Cruz o con la conclusión del proyecto de Itatí, que contiene a la imagen de la Virgen.
A la madruga del 9 la lluvia ya no se hizo esperar y por ello, sin poder hacer mucho pero al efecto de compartir la angustia, José Antonio “Pocho” Romero Feris, uno de los responsables de esta gran historia, citó a todo su gabinete a las 4 o 5 de la mañana a Casa de Gobierno. Montó en su despacho un centro de atención de tráfico aéreo; un servicio meteorológico precario, sin la tecnología de estos tiempos; un centro de comunicaciones vía teléfono de línea y hasta un reclinatorio para los ruegos.
Tanto era el deseo de que el papa Juan Pablo II llegara a Corrientes, que cuando un respiro de la borrasca permitió la salida del avión desde el aeropuerto de Salta, donde había pernoctado el Santo Padre y todo su séquito, la alegría se hizo carne inmediatamente no sólo en todos y cada uno de los que trabajaron en la organización del mega evento, sino también en las más de 100 mil personas que desafiaron el temporal y estoicos esperaron la húmeda llegada del polaco que hoy se convertirá en santo.
“Cuando nos confirmaron que el avión estaba en camino, yo vi al Gobernador dejar escapar unas lágrimas”. Quien lo dice es Alberto Forastier, director de Ceremonial y Protocolo durante el gobierno de “Pocho”, otro de los que tuvo la suerte de estrechar la diestra del obispo de Roma, ya entonces considerado el “Mensajero de la Paz”.
Por sus funciones, Forastier fue el primero en recibir al Papa y una de las personas que lo acompañó de cerca todo el tiempo que estuvo en Corrientes, que en realidad no fue mucho. Romero Feris, que era el gobernador, por razones obvias también compartió todos los minutos con el Santo Padre, pero además fue quien logró que el Vaticano destrabe la agenda papal para incorporar a Corrientes en el itinerario.
La insistencia de Pocho y la mediación de monseñor Giulio Calabrese, entonces nuncio apostólico en Argentina, hicieron el resto. “Y ese acto tuvo su importancia porque Corrientes no estaba en destino. Fue la gestión de Pocho la que logró la visita, aunque con una condición: siempre y cuando el tiempo lo permitiera”, recordó Forastier.
El aguacero nunca cesó, pero no fue una molestia. Para Juan Pablo II fue una bendición que le recordaría, aún con el paso de los años, su visita a este suelo recóndito pródigo en hombres y mujeres de fe.
Así, Karol Wojtyla desoyó a todos sus asesores y decidió presidir la misa central en el altar que el Invico construyó más pensando en el sol que en la lluvia en la intersección de las avenidas Independencia y Chacabuco.
Fue una desazón: un reguero de paraguas y toldos improvisados. Un monaguillo rescató de donde pudo un escobillón y con ese sencillo elemento de limpieza sostenía la lona del techo para evitar que la panza que había producido el peso del agua cayera en el medio del sagrario y emparara definitivamente al Papa. La escena parece surgida del realismo mágico, pero sucedió y ante los ojos de miles de testigos presenciales y del mundo entero, que luego siguió el paso del pontífice por televisión.
“La tormenta modificó todo el protocolo, pero eso nos hizo inolvidables”, dice el ex gobernador Romero Feris. A propósito, recordó que a la misa correntina asistieron sus colegas gobernadores de toda la región y hasta una delegación de la República del Paraguay, que vino a traerle varios presentes al Papa e incluso a anticipar una próxima visita suya a tierra guaraní.
El obispo correntino, entonces, era monseñor Antonio Fortunato Rossi, quien después de la eucaristía recibió al Papa en la sede del Arzobispado, donde nuevamente Jose Antonio Romero Feris y su familia, fueron a saludarlo, en privado. Allí estuvo también Forastier, ambos protagonistas de esta historia y los únicos testigos a mano de una escena que se convirtió tal vez en el ícono de aquella visita. La fotografía tomada por un reportero de este diario que deja ver los paraguas y la lluvia en el aeropuerto Piragine Niveyro, en el momento justo en que el Papa que hoy llegará a santo posó sus pies en la llanura del taragüí.
Pocho todavía se impresiona. Recuerda las gestiones hechas por su esposa en aquel momento y dice que la presencia del Papa lo “conmovió enormemente” y le causo una “sensación infinita de paz”.
No entra fácilmente en cuadro, puesto que no son muchas las personas vivas que hoy, en el mundo, ostenten este raro título de haber conocido y estrechado la mano de un santo. Así, como suena.
Forastier lo piensa y refuerza su idea. Cree desde 1987 que la visita del Papa fue lo más importante de la historia religiosa de Corrientes. “Si desde entonces creo eso, imaginate ahora, con más razón”, dijo ayer, ante la inminencia de la canonización.
Ambos saben de la importancia del acontecimiento. Pero una sensación extraña, casi de megalomanía, los pone en otra dimensión. Estrecharon la mano de un santo, pero ello no deja de ser una cuestión de orgullo personal. Por ello más bien hablan de la gestión y de la llegada del pontífice, concreción que aún hoy no encuentra parangón en la simbología católica correntina.
Tampoco la lluvia tiene semejante. Algunos años después de aquella histórica visita, Pocho y su familia; incluso Forastier y su mujer pudieron comprobarlo. En una misa de los miércoles, en Roma, la esposa de aquel hombre del protocolo rompió todos los códigos de buena conducta y eludiendo gente se acercó hasta el Papa, que pasaba saludando.
-Santo Padre: somos de Corrientes, Argentina, bramó ante la multitud.
El Papa se sorprendió y levantó las manos:
-¡Oh, la lluvia!, exclamó, y antes de irse la bendijo.

Carlos Bramante: “Me arrepiento de no vencer algunas barreras por prejuicio”

Hablador en radio, tal se define, Carlos Alberto Bramante tiene 35 años y es uno de los tantos hijos dispersos de Caá Catí. Oriundo de Tacuara Carendí, es un residente temporal de la ciudad de Corrientes. Está casado pero sin papeles, y tiene un hijo: Augusto Federico.

¿Cuál es tu principal cualidad espiritual?
La paciencia a tantos impacientes.
¿Qué parte de tu físico considerás mejor?
El cerebro. Evita los impulsos desmedidos.
¿Cuál es tu sueño dorado?
Perdurar en el tiempo siendo el mismo.
¿Cuál es tu mayor triunfo?
Haber aprendido de maestros, aunque a algunos no les hice demasiado caso.
¿Quién quisieras ser?
Cualquiera de mis maestros, actualizado.
¿Cuál es la flor que más te gusta?
La estrella federal y la flor del irupé.
¿Cuál es el pájaro que preferís?
El hornero. Ejemplo de cómo reponerse en la adversidad.
¿Cuáles son tus escritores de cabecera?
John Grisham (por los thrillers judiciales). Después me gustan las biografías de personajes de la historia y relatos de hechos históricos. No importa si están escritas por Felipe Piña o Félix Luna. Me gusta tener varias visiones para sacar mis conclusiones.
¿Cuáles son tus músicos predilectos?
Bocha Sheridan, Fito Páez, Sergio Denis, Scorpions (sólo por Vientos de Cambio, no me canso de volver a escuchar).
¿Qué es lo que más amás de la vida?
La independencia, aunque para sobrevivir siempre hay que llevar alguna cadena encima y saber tirar y aflojar en el momento oportuno.
¿A cuáles personajes históricos admirás?
Al Papa Juan Pablo II, por su historia de vida antes de ser sacerdote.
¿Cuál es el hecho histórico que más te impresiona?
La Vuelta de Obligado. Por la valentía para enfrentarse al oponente que parecía invencible. También la Guerra de Malvinas.
¿Hay un proverbio que te gusta recordar especialmente?
“Los problemas sin solución, no son problemas”.
¿Dónde te gustaría vivir con tu familia?
En Tacuara Carendí.
¿Por cuáles errores tenés mayor indulgencia?
Si son de otro, por aquellos que me afectan, pero si el que los realiza sabe disculparse a tiempo. Si son míos, por ninguno. Deben ser ejemplos para no volver a cometerlos.
¿Quién es tu personaje histórico favorito?
Mahatma Gandhi.
¿Quiénes son tus héroes favoritos en la vida real?
El que todos los días se sobrepone a la adversidad sin buscar culpables.
¿Qué cualidad preferís en el hombre?
Inteligencia y honestidad.
¿Qué cualidad preferís en la mujer?
Humildad y belleza.
¿Qué es el periodismo para vos?
La mejor forma de captar y transmitir los acontecimientos que repercuten en la vida diaria para que el oyente saque sus conclusiones.
¿Qué es ser periodista?
El mejor actor del medio de comunicación.
¿Qué es la radio para vos?
El mágico mundo donde las palabras no necesitan imágenes para transmitir los hechos.
¿Qué personaje hubieras querido ser?
Si de soñar se trata, Presidente de la Nación… medio mucho, ¿no?
¿Cuál es el rasgo principal de tu carácter?
La fortaleza para ser el que quiero ser.
¿Cuál es el don natural que quisieras tener?
La prudencia frente a las situaciones que me indignan.
¿Cuál es el momento de tu vida que más recordás?
El día que me temblaban las patas para pedirle un lugarcito a Jorge Pablo Hemadi.
¿Cuál es el personaje más malo de la historia?
Adolfo Hitler.
¿Cuál es la noticia más emocionante que escuchaste?
Vas a ser papá.
¿Cuál es la noticia más emocionante que diste?
El primer implante coclear en Corrientes y los resultados satisfactorios en Tobías.
¿Qué es lo mejor que hiciste en tu vida?
Jugarme por mi compañera anónima. Sabía que apuntalaría cada uno de mis días.
¿De qué te arrepentís?
De no poder vencer algunas barreras por inútiles prejuicios.
¿Cuál es el animal con el que te identificás?
Con el caballo. Tenaz para la adversidad y manso para quien lo necesita.
¿Cuál es tu mayor defecto de personalidad?
No dejarme arrastrar por las circunstancias para defender mis convicciones (en estos tiempos sería más fácil sociabilizar si no tuviera ese defecto).
¿Qué es lo que más apreciás en tus amigos?
La confianza y la predisposición de estar en los momentos difíciles.
¿Cuál sería tu definición de belleza?
Un paisaje de la Cordillera de los Andes. Agreste, pero amigable con quien se anima a recorrerlo.
¿Cuál sería tu definición de inteligencia?
Saber encontrar el lugar que me corresponde en la vida.
¿Cuál es tu definición de éxito?
Cuando una persona desconocida me dice: “Lo escucho siempre”.
¿Cómo te definís?
Como un muchacho del interior que no le tuvo miedo a la gran ciudad.
¿Qué sitio del mundo quisieras conocer?
El Glaciar Perito Moreno y la Gran Muralla China.
¿Qué es lo mejor y más hermoso que hiciste para ayudar a alguien?
Orientar a los oyentes en trámites de la vida diaria.
¿Cuál es el mejor regalo que te han dado?
Dejarme crecer con mis propias raíces.
¿Cuál sería el mejor regalo que podrías dar a alguien?
Mis oídos para cuando los necesites. No sean materialistas.
¿Qué es lo mejor que te dijeron?
Pude solucionar mi problema.
¿Con quién te gustaría naufragar en una isla?
Con la que me abre y me cierra la puerta de casa todos los días. No me seduce dormir afuera.

Daniel Romero: “Ojalá con el periodismo le pueda dar todo a mis hijos”

Diego Daniel Romero tiene 37 años y es periodista, padre, esposo, hijo, amigo y estudiante. Dice que “a veces todo separado”, y a veces también “todo al mismo tiempo”. Trabaja en Radio Sudamericana: a veces de móvil político, de hecho es uno de los más antiguos en esa profesión, a veces como panelista y también como conductor, los domingos a la mañana. Hoy responde el cuestionario Proust alguien que respeta y busca la evolución permanente y quien lamenta, en todo caso, según dice, no haberse formado de otra manera.

¿Cuál es tu principal cualidad espiritual?
Soy una persona moderada y perseverante.
¿Qué parte de tu físico considerás mejor?
Las piernas, me permiten ir a todos lados.
¿Tu sueño dorado?
Que la profesión me permita darle todo a mis hijos.
¿Tu mayor triunfo?
Llegar a donde llegué.
¿Quién quisieras ser?
Yo mismo, evolucionando.
¿Tu color preferido?
Blanco, rojo, azul.
¿La flor que más te gusta?
El jazmín y la del lapacho.
¿El pájaro que preferís?
Me gustan los pájaros libres, no en jaulas.
¿Escritores de cabecera?
No tengo ninguno. Leo de todo, porque mi idea es poder conocer las posturas, opiniones, de varios autores que pueden ser hasta antagónicos entre sí.
¿Tus músicos predilectos?
Charly García, Andrés Calamaro, Mario Bofill.
¿Qué es lo que más amás de la vida?
Mi familia y los desafíos que he podido concretar.
¿A cuáles personajes históricos admiras?
A San Martín por sus cualidades políticas y militares. Su visión adelantada en relación a la época.
¿Cuál es el hecho histórico que más te impresiona?
La evolución permanente de la ciencia.
¿Hay un proverbio que te gusta recordar?
“Es bueno ser importante, pero más importante es ser bueno”.
¿Dónde te gustaría vivir?
En Corrientes.
¿Por cuáles errores tenés mayor indulgencia?
Por aquellos que se reconocen, y por aquellos que son cometidos sin malicia.
¿Quiénes son tus héroes favoritos en la vida real?
Para mi son héroes los que buscan hacer el bien en la sociedad, en forma desinteresada; aquellos que no se resignan ante las contingencias; y los que no pierden el eje de sus vidas pese a que el contexto no les sea favorable.
¿Qué cualidad preferís en el hombre?
La sinceridad y la justicia.
¿En la mujer?
El estilo, la femineidad, la alegría.
¿Tu virtud favorita?
Sé escuchar.
¿Tu ocupación favorita?
Correr.
¿Qué es el periodismo?
Es una profesión, un servicio, que debe ser ejercido con mucha responsabilidad pensando siempre que a quien se responde es a la gente.
¿Qué es ser periodista?
Intentar transmitir los hechos como ocurrieron, de la manera más pura y simple posible; y también poder transmitir todas las voces.
¿Qué es la radio para vos?
El mejor medio de comunicación.
¿Cuál es el rasgo principal de tu carácter?
El humor, no digo que sea bueno o malo.
¿Cuál es el don natural que quisieras tener?
El de la bilocación.
¿Tu película favorita?
El Padrino, las tres.
¿Cuál es el momento de tu vida que más recordás?
El nacimiento de mis hijos.
¿Cuál es el nombre que más te gusta?
Ninguno en especial, no son los nombres, sino como las personas los llevan.
¿Cuál es el personaje más malo de la historia?
Hay varios a lo largo de la historia. Lo peor es que no son personajes, lamentablemente son personas.
¿La noticia más emocionante que escuchaste?
La del asesinato de los chicos del Lomas del Mirador. Eso fue una conmoción. La muerte impensada es la noticia que más me impacta.
¿Cuál es la noticia más emocionante que diste?
Creo que la gente se “emociona” cuando cada mes digo el cronograma de sueldos.
¿Qué es lo mejor que hiciste en tu vida?
Cada vez que puedo ayudar a alguien siento que eso es una cosa buena. Decir que es lo mejor que hice en mi vida… Es un poco grande!
¿De qué te arrepentis?
De no haberme formado de otra manera.
¿Un secreto íntimo?
Está en lo más profundo de mi intimidad, cuando llegue ahí te cuento.
¿Cuál es el animal con el que te identificas?
El perro.
¿Cuál es tu mayor defecto de personalidad?
Mi humor.
¿Qué es lo que más aprecias en tus amigos?
La simpleza.
¿Tu definición de belleza?
Atardecer en la costa, lapacho en flor: simple, natural.
¿Cómo te definís?
Como alguien que busca siempre evolucionar.
¿Cuál es el mejor regalo que te han dado?
Mi familia.
¿El mejor regalo que podrías dar a alguien?
Mi amistad.
¿Qué es lo mejor que te dijeron?
“Papá”.
¿Qué es lo mejor que le dijiste a alguien?
“Gracias”.

Raúl Mendoza: “El periodismo para mí es vivir con estrés, pero con gusto”

Néstor Raúl Mendoza, tal su nombre completo, es desde hace años miembro activo de la fauna periodística local y hoy se anima a responder el cuestionario Proust a través del cual se deja mirar y admirar como el prototipo de un familiero.

¿Cuál es tu principal cualidad espiritual?
Soy un insistidor con suerte.
¿Qué parte de tu físico consideras mejor?
Mis manos hacen magia.
¿Cuál es tu sueño dorado?
Ganar la lotería.
¿Cuál es tu mayor triunfo?
Haber realizado buenas coberturas periodísticas.
¿Quién quisieras ser?
Soy quien quiero ser.
¿Cuál es tu color preferido?
Los colores son mi karma, soy daltónico.
¿La flor que más te gusta?
La rosa.
¿El pájaro que preferís?
El picaflor.
¿Tus escritores de cabecera?
García Márquez, Raymond Carver y Patrick Süskind.
¿Cuáles son tus músicos predilectos?
Megadeth, The Doors, Sumo, Perales e Ismael Serrano.
¿Qué es lo que más amás de la vida?
Tomar un tereré de agua con mucho hielo y yuyo refrescante debajo de una planta de mango, en patas.
¿A cuáles personajes históricos admirás?
A Jesús y a María.
¿Cuál es el hecho histórico que más te impresiona?
Me siguen impresionando los saqueos de los supermercados en el 2001.
¿Hay un proverbio que te gusta recordar?
“Si te caes siete veces, levántate ocho”.
¿Dónde te gustaría vivir con tu familia?
En una cabaña frente al mar caribeño.
¿Por cuáles errores tenés mayor indulgencia?
Por los de la juventud.
¿Cuáles son los héroes de novela que preferís?
Las mujeres fuertes y malas. Úrsula Iguarán, de “Cien años de soledad”; María Joaquina de “Carrusel” y Karen de “Montaña rusa”.
¿Quién es tu personaje histórico favorito?
Admiro la visión que tuvo Pedro Ferré de instalar la primera imprenta y publicar el primer diario en Corrientes.
¿Quiénes son tus héroes favoritos en el cine?
Me gusta el personaje de Alfredo en “Cinema Paradiso”.
¿Quiénes son tus héroes favoritos en la vida real?
Mis padres Mirian y Raúl. Se enseñaron a ser libres y a mirar siempre al frente. Son mi fuente de energía.
¿Qué cualidad preferís en el hombre?
Que vaya de frente.
¿Qué cualidad preferís en la mujer?
Que sea una buena cocinera.
¿Cuál es tu virtud favorita?
La fortaleza.
¿Tu ocupación favorita?
Jugar tirado en el piso con mi hija.
¿Qué es el periodismo para vos?
Mi vida.
¿Qué es ser periodista?
Vivir con estrés, pero con gusto.
¿Qué es la radio?
Un refugio placentero.
¿Qué personaje hubieras querido ser?
El otro yo del Dr. Merenge.
¿Cuál es el rasgo principal de tu carácter?
Soy medio impaciente e irónico.
¿Cuál es el don natural que quisieras tener?
Saber qué números van a venir en el Quini.
¿Tu película favorita?
“El resplandor”, de Stanley Kubrick.
¿Cuál es tu libro favorito?
“El amor en los tiempos del cólera”.
¿Cuál es el libro que menos te ha gustado?
Todos tienen algo interesante.
¿Cuál es el momento de tu vida que más recordás?
Los viajes a la casa de mi abuelo en el Renault 6 de mi papá, escuchando a Jorge Cafrune.
¿Cuál es el nombre que más te gusta?
Eugenia Guadalupe, el nombre de mi hija.
¿Cuál es el personaje más malo de la historia?
Herodes.
¿Cuál es la noticia más emocionante que escuchaste?
Que iba a ser papa.
¿Cuál es la noticia más emocionante que diste?
La evolución de unos de los niños quemados en el incendio del Ycuá Bolaños del 1 de agosto del 2004. El milagro permitió que mucha gente se salve.
¿Qué es lo mejor que hiciste en tu vida?
Tratar de ser un buen padre.
¿De qué te arrepentís?
De no haber aprendido a hablar guaraní.
¿Cuál es tu más íntimo secreto?
El más íntimo de todos es…
¿Cuál es el animal con el que te identificás?
Con el león.
¿Cuál es tu mayor defecto de personalidad?
No darle el valor que merecen algunas cosas.
¿Qué es lo que más apreciás en tus amigos?
Que estén.
¿Cuál sería tu definición de belleza?
Amanecer charlando en la vereda con un rico vino.
¿Cuál sería tu definición de inteligencia?
Mantenerse a flote.
¿Cuál sería tu definición de amor?
Encontrar en la felicidad de otro tu propia felicidad.
¿Cuál es tu definición de éxito?
En muchos casos, disciplina más esfuerzo, en otros suerte o…
¿Cómo te definís?
Como un gordo remador.
¿Qué sitio del mundo quisieras conocer?
Cartagena de Indias, Colombia.
¿En qué época y lugar te hubiese gustado vivir?
Me gusta vivir el presente.
¿Qué es lo mejor que hiciste para ayudar a alguien?
Darle confianza en sí mismo a los demás.
¿Cuál es el mejor regalo que te han dado?
La custodia de otra vida.
¿Cuál sería el mejor regalo que podrías dar a alguien?
La lealtad.
¿Qué es lo mejor que te dijeron?
“Gracias papá por cuidarme”. Muero cuando mi hija me dice eso.
¿Qué es lo mejor que le dijiste a alguien?
Contá conmigo.
¿Con quién te gustaría naufragar en una isla?
Con alguien de quien pueda aprender algo y una radio con muchas pilas.

Roberto Obregón: “El éxito es madrugar para que Dios le tire una soga”

Es coconductor del envío “Sintonía fina” que se emite por radio Continental todas las mañanas. Además es cronista de exteriores en la misma emisora y de Cablevisión Corrientes.
Escribe en el portal legislativo sobretablas. com y además se dedica a la locución y a la música, que es otras de sus pasiones. Para aderezar, prefiere el malbec.
Hoy responde el cuestionario Proust otro de los referentes de la patria movilera local.

¿Cuál es tu principal cualidad espiritual?
La locura.
¿Qué parte de tu físico considerás mejor?
Mis pies, pues me sirven para apoyarme en el mundo real.
¿Cuál es tu sueño dorado?
La autogestión.
¿Cuál es tu mayor triunfo?
Ese que esta por llegar.
¿Quién quisieras ser?
Yo, pero más loco.
¿Cuál es tu color preferido?
El beige.
¿Cuál es la flor que más te gusta?
La flor del lapacho.
¿Cuál es el pájaro que preferís?
El águila.
¿Cuáles son tus escritores de cabecera?
Cohelo, Ramonet, Galeano, López Vigil, entre otros.
¿Cuáles son tus músicos predilectos?
El Indio Solari, Phill Collins, Rodolfo Regúnaga y tantos más.
¿Qué es lo que más amás de la vida?
La vida.
¿A cuáles personajes históricos admirás?
Mandela y Rodolfo Pérez Esquivel.
¿Cuál es el hecho histórico que más te impresiona?
El atentado a las Torres Gemelas, estaba frente al televisor cuando se estrelló el segundo avión.
¿Hay un proverbio que te gusta recordar especialmente?
No es un proverbio, es parte de una canción: “Ya sufriste cosas mejores que estas”.
¿Dónde te gustaría vivir con tu familia?
Donde haya suficiente silencio para poder oír todo.
¿Por cuáles errores tenés mayor indulgencia?
Soy prudentemente indulgente, pero cuando me enojo, se nota.
¿Cuáles son los héroes de novela que preferís?
No las miro de seguido y si las miro ni sé como se llaman los actores.
¿Quién es tu personaje histórico favorito?
Mahatma Gandhi.
¿Quiénes son tus héroes favoritos en el cine?
Me gustaba Harrison Ford.
¿Quiénes son tus héroes favoritos en la vida real?
Todos los que en silencio ayudan a los que lo necesitan.
¿Qué cualidad preferís en el hombre?
La verdad que no sé…
¿Qué cualidad preferís en la mujer?
La elegancia.
¿Cuál es tu virtud favorita?
¡No queda bien hablar de uno! Así que disculpas…
¿Tu ocupación favorita?
Cronista de exteriores.
¿Qué es el periodismo?
Un sacerdocio.
¿Qué es ser periodista?
Hacer todo lo posible para que la gente esté siempre alerta y descubra la realidad.
¿Qué es la radio para vos?
El lugar donde quisiera estar siempre.
¿Qué personaje hubieras querido ser?
¡¡¡Mister Magoo!!!
¿Cuál es el rasgo principal de tu carácter?
La impaciencia.
¿Cuál es el don natural que quisieras tener?
La paciencia.
¿Tu película favorita?
No soy cinéfilo, además son muy viejas, ja! Pero que me acuerde “Sueño de libertad”, “Hombre en llamas”, “El perfecto asesino”, por decir…
¿Cuál es tu libro favorito?
El que aún no leí.
¿Cuál es el libro que menos te ha gustado?
Todos dicen algo interesante.
¿Cuál es el momento de tu vida que más recordás?
Cuando mi maestro de cuarto grado Luis Gutierrez me preguntó qué quería ser, y le dije quiero ser relator de fútbol. Je!
¿Cuál es el nombre que más te gusta?
Son varios: Joaquín, Iaione, Juana, Renata, Martina, Paolo. Hay más pero no hay espacio.
¿Cuál es el personaje más malo de la historia?
Hay tantos que prefiero no darles entidad.
¿Cuál es la noticia más emocionante que escuchaste?
En realidad es un relato: el del primer gol de Maradona a los ingleses relatado por Víctor Hugo Morales.
¿Cuál es la noticia más emocionante que diste?
El levantamiento de la manifestación que cortó el puente General Belgrano protagonizado por policías correntinos que reclamaban mejoras salariales.
¿Qué es lo mejor que hiciste en tu vida?
Aun creo no lo hice, cuando lo haga te cuento en un cuestionario similar o te encuentro para decírtelo…
¿De qué te arrepentís?
De no mostrar muy seguido los dientes.
¿Qué es lo que más apreciás en tus amigos?
La paciencia que me tienen y que sean mis amigos.
¿Tu definición de belleza?
Lo lindo es lindo, lo feo, feo es.
¿De inteligencia?
Capacidad.
¿Cuál sería tu definición de amor?
El motor del universo.
¿Cuál es tu definición de éxito?
Al que madruga, Dios le tira una soga.
¿Cómo te definís?
Tomemos un malbec, lo pienso un poco y más tarde te lo digo.
¿Qué sitio del mundo quisieras conocer?
Todos los que la vida me posibilite.
¿En qué época y lugar te hubiese gustado vivir?
Acá mismo, por algo estoy aquí, cuando no deba estar más los rumbos me llevarán a otro sitio.
¿Qué es lo mejor y más hermoso que hiciste para ayudar a alguien?
Cumplirle un deseo a quien lo anhele cada vez que tenga la posibilidad de hacerlo, por mínimo que sea.
¿Cuál es el mejor regalo que te han dado, aparte del don de la vida?
El afecto de la gente que me rodea (aunque algunos me odian, les mando besos y abrazos).
¿Cuál sería el mejor regalo que podrías dar a alguien?
Una soberana lección de vida que a mí me hayan regalado.
¿Qué es lo mejor que te dijeron?
Gracias.
¿Qué es lo mejor que le dijiste a alguien?
Estoy a tu disposición.
¿Con quién te gustaría naufragar en una isla?
Dios lo va a decidir.

Freddy Acuña: “Peleo todos los días por buscar mi lugar en el mundo”

Nació el 1 de junio de 1976 en Gobernador Virasoro. Es soltero y hace 19 años que vive en Corrientes. Vino a estudiar Física y después cambió por el Profesorado de Matemáticas, pero no terminó ninguna de las dos carreras.
Es periodista en Radio Dos. Se inició en los medios en Eventos & Marcas, de los hermanos Enzo y Beto Acevedo y Raúl Gó-mez. “Con ellos hice estudios, campo de juego, de comentarista y de relator en transmisiones deportivas de fútbol y basquet, que es lo que más amaba en mi vida”.
Hoy responde el cuestionario Proust un virasoreño sensible pero que, según dice, tiene sus vueltas.

¿Cuál es tu principal cualidad espiritual?
La de tener mucha frescura y versatilidad.
¿Qué parte de tu físico consideras mejor?
La cabeza.
¿Cuál es tu mayor triunfo?
Haber llegado a donde estoy, siempre peleando contra el viento y marea. Fui de una familia pobre pero pelee por buscar mi lugar en el mundo.
¿Quién quisieras ser?
Freddy Acuña “recargado”.
¿Cuál es tu color preferido?
Perdón, son dos: rojo y amarillo.
¿Cuál es la flor que más te gusta?
Jazmín. El olor de un jardín lleno me da mucha frescura y vitalidad.
¿Cuál es el pájaro que preferís?
El colibrí.
¿Cuáles son tus escritores de cabecera?
Cervantes.
¿Cuáles son tus músicos predilectos?
Todo de los que escuché de bebé (Queen, Abba, Supertramp, y todos esos grupos de la parte final de los ‘70 y primero de los ‘80). Adoro el tango y la música clásica.
¿Qué es lo que más amás de la vida?
La posibilidad de conocer todo el tiempo gente distinta.
¿A cuáles personajes históricos admirás?
Colón. Porque se pudo pelear contra todo el mundo y realizar acabo su logro.
¿Cuál es el hecho histórico que más te impresiona?
Fue algo que me tocó cubrir en Corrientes. Fue el crimen de los tres chicos del barrio Loma Linda: ese loco que después se mató. Fue la primera de las noticias que logré contagiar a la gente de los sentimientos que los tenía. El dolor y bronca lo compartí con todos.
¿Hay un proverbio que te gusta recordar especialmente?
Hay que ser como el burro… Nunca lo hace por lindo sino por insistidor.
¿Dónde te gustaría vivir con tu familia?
En Virasoro.
¿Por cuáles errores tenés mayor indulgencia?
La mentira blanca… siempre es soportable.
¿Cuáles son los héroes de novela que preferís?
El Quijote.
¿Quién es tu personaje histórico favorito?
Einstein.
¿Quiénes son tus héroes favoritos en el cine?
Bugs Bunny.
¿Quiénes son tus héroes favoritos en la vida real?
A la gente que pese a sus limitaciones lucha por seguir adelante.
¿Qué cualidad preferís en el hombre?
La de protección.
¿Qué cualidad preferís en la mujer?
La delicadez y femineidad.
¿Cuál es tu virtud favorita?
La amistad.
¿Cuál es tu ocupación favorita?
Lo que hago: cronista de exteriores.
¿Qué es el periodismo para vos?
La posibilidad de contar a la gente la realidad tal cual es, sin disfrazarla.
¿Qué es ser periodista?
El nexo entre la noticia y la gente.
¿Qué es la radio para vos?
El mundo ideal del oyente.
¿Qué personaje hubieras querido ser?
Martín Fierro.
¿Cuál es el rasgo principal de tu carácter?
Ser acelerado.
¿Cuál es el don natural que quisieras tener?
Uh! Muchos.
¿Cuál es tu película favorita?
La chica de al lado.
¿Cuál es tu libro favorito?
El Quijote de la Mancha.
¿Cuál es el libro que menos te ha gustado?
Leo muy poco. Los políticos odio.
¿Cuál es el momento de tu vida que más recordás?
El día que se fue mamá y no estaba cerca.
¿Cuál es el nombre que más te gusta?
Malena.
¿Cuál es el personaje más malo de la historia?
Hitler.
¿Cuál es la noticia más emocionante que escuchaste?
Cuando se salvaron los mineros de Chile.
¿Cuál es la noticia más emocionante que diste?
Saber que un chico, por ejemplo, ha ganado un regalo, sea cual sea.
¿Qué es lo mejor que hiciste en tu vida?
Competir todo el día para estar donde estoy.
¿De qué te arrepentís?
De algunos pasos en falso como no haber empezado de una vez de estudiar periodismo.
¿Cuál es tu más íntimo secreto?
Es eso, íntimo secreto.
¿Cuál es el animal con el que te identificas?
El burro.
¿Cuál es tu mayor defecto de personalidad?
Ser desconfiado.
¿Qué es lo que más aprecias en tus amigos?
Que estén siempre.
¿Cuál sería tu definición de inteligencia?
Solucionar rápidamente problemas.
¿Cuál sería tu definición de amor?
Es la mejor calidad y cualidad que uno puede brindar a todas las personas.
¿Cuál es tu definición de éxito?
El de dejar una lección y que te imiten.
¿Cómo te definís?
Aunque parezco ser una persona muy accesible, soy demasiado difícil y rebuscado.
¿Qué sitio del mundo quisieras conocer?
El Mediterráneo, desde cualquier playa.
¿En qué época y lugar te hubiese gustado vivir?
En la colonia.
¿Qué es lo mejor y más hermoso que hiciste para ayudar a alguien?
Hace años asistí a una mujer que iba a grupo de ayuda para bajar de peso. La posibilidad de dar una palabra que le sirvió para bajar todo su sobrepeso. Eso fue un premio compartido.
¿Cuál es el mejor regalo que te han dado, aparte del don de la vida?
La posibilidad de luchar siempre.
¿Cuál sería el mejor regalo que podrías dar a alguien?
Eso depende de cada persona. Cada uno tiene su regalo de acuerdo a como es.
¿Qué es lo mejor que te dijeron?
Nunca te olvidaré…
¿Qué es lo mejor que le dijiste a alguien?
No me acuerdo.
¿Con quién te gustaría naufragar en una isla?
Con mi media naranja.